29/05/2024
08:19 AM

Honduras se llena de arte y color con hermosas alfombras de aserrín

  • 15 abril 2022 /

Comayagua, Tegucigalpa, Gracias, La Ceiba, entre otras ciudades, elaboraron con esmero y dedicación los cuadros que recuerdan el legado de amor del Hijo de Dios.

Comayagua

La solemnidad y el fervor religioso se avivó entre los católicos luego de dos años de posponer la arraigada tradición de conmemorar los acontecimientos históricos de la Semana Santa.

Este año, con la pandemia a raya y gran parte de la población vacunada, las festividades litúrgicas se han revivido con gran intensidad.

Uno de los días más solemnes de la Semana Mayor es el Viernes Santo, día en que sucedió la Pasión y Muerte de Jesús, según reseñan las Sagradas Escrituras.

La elaboración de alfombras como antesala para el recorrido del santo viacrucis es una tradición arraigada en la fe cristiana que involucra a decenas de familias y agrupaciones que se unen para elaborarlas.

Para enmarcar ese doloroso momento, en muchos rincones del país la población elabora alfombras de aserrín con verdaderas obras de arte que recuerdan ese legado de amor y sacrificio del Hijo de Dios.

Este año, las calles de ciudades como Comayagua, La Ceiba, Santa Rosa de Copán, Gracias, Lempira, entre otras, amanecieron aromatizadas con el olor a madera que desprende el aserrín.

Las alfombras se elaboran para que por sobre ellas pase la procesión. En algunas ciudades se realizan cuadros vivos, en otras, el doloroso desfile lo protagonizan las imágenes de los santos.

En Comayagua, La Ceiba, Santa Rosa y Tegucigalpa se apreciaron hermosas piezas realizadas con mucha dedicación.

Epicentro de la fe

Comayagua, reconocida por la viveza y colorido de sus alfombras, volvió a convocar a miles de creyentes que desde el Jueves Santo fueron testigos de la construcción de las majestuosas piezas.

Alrededor de unas ocho mil personas se presentaron muy temprano a la zona procesional, que en esta ocasión se redujo varias cuadras por decisión de las autoridades eclesiásticas.

De igual manera se elaboraron alrededor de 20 alfombras de aserrín entre familias artesanas y la empresa privada.

La procesión inició a eso de las 8:30 am, encabezada por el obispo Roberto Camilleri, encargado también de leer las reflexiones de cada una de las 15 estaciones del recorrido.Cuadros vivos con niños recreando la Pasión de Jesucristo acompañaron la procesión.

“Es la primera vez que vengo y me ha parecido hermosa la ciudad, esta tradición de alfombras y los viacrucis”, expresó Sonia Argueta, visitante de Choloma, Cortés.

El fervor religioso se sentía en cada estación con feligreses de rodillas, orando y agradeciendo al creador del universo por los favores recibidos. Al finalizar la ceremonia, los turistas continuaron disfrutando del centro histórico y zona viva.