"

Tegucigalpa, Honduras.

Los programas agrícolas, avícolas y porcinos que se convirtieron en un modelo para el sistema carcelario del país desde su implementación en 2001 se han reanudado en la Granja Penal de Comayagua.

Tras permanecer abandonados producto del fatal incendio del 14 de febrero de 2012 que cobró la vida de 361 internos, las actividades de rehabilitación vuelven a cobrar su esplendor en este recinto.

Después de seis años del trágico suceso, las milpas de maíz han florecido de nuevo; en las galeras de las gallinas, la producción de huevos es mayor y en los chiqueros crecen y se engordan decenas de cerdos, destinados al consumo interno y la comercialización.

Los ingresos que estos producto reportan están destinados para la compra de alimentos de los mismos privados de libertad, el autosostenimiento de los proyectos y suplir otras necesidades que surgen dentro del penal. En la actualidad, la granja penal tiene una población de 578 reos, de los cuales alrededor de 200 forman parte del engranaje productivo en los proyectos mencionados.

“Ya tenemos siembra de maíz, siembra de yuca, se está activando el proyecto de gallinas ponedoras y la cría de cerdos con el objetivo que la granja vuelva a ser un modelo para el país”, explicó Santos Vallejo, director de la Granja Penal de Comayagua.

Por los momentos en el centro tienen 150 cerdos en engorde para ser vendidos en diciembre, a precios que oscilan entre los 1,000 y 1,500, dependiendo el tamaño, los meses y el peso que tenga el animal.

Asimismo, hay unas ocho mil gallinas produciendo alrededor de 80 cartones de huevos a diario que se comercializan en las afueras del recinto en horas de la tarde. Vallejo expresó que estos programas productivos también sirven para la rehabilitación de los reos.

"