Más noticias

Desde el Congreso promueven dividir el TSE en dos organismos electorales

Directorio crecería de tres a cinco funcionarios que tendrían rango de magistrados y comisionados.

Tegucigalpa, Honduras.

La transformación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en dos organismos, un Tribunal de Justicia Electoral (TJE) y un Consejo Nacional Electoral (CNE), está tomando cada vez más fuerza entre quienes promueven un cambio en esta institución del Estado que fue blanco de la crítica en las elecciones pasadas.

La Comisión de Asuntos Electorales del Congreso Nacional, consultores, organismos y observadores del acontencer nacional ya entraron en comunicación con el TSE para conocer su posición respecto a estas iniciativas a las cuales los actuales magistrados no se oponen porque son conscientes de la situación que vive el país en materia política.

El Tribunal de Justicia Electoral sería como un organismo de alzada que tendría una función jurisdiccional, conocería de los recursos de impugnación contra resoluciones emitidas por el Consejo Nacional Electoral. Este último sería el responsable de la parte operativa/administrativa de los procesos electorales, o sea, el rector de los torneos cívicos, dijo el magistrado del TSE Marco Ramiro Lobo.

Ambas instituciones estarían formadas por cinco funcionarios, en el primero de los casos (Tribunal de Justicia Electoral) serían magistrados y en el segundo (el Consejo) sus autoridades serían identificados como comisionados.

Para el magistrado Lobo, lo recomendable es tener organismos “que no tengan una marcada tendencia partidaria” y para ello necesariamente se tiene que “definir un procedimiento que permita hacer una selección de magistrados independientes, que tengan un compromiso más allá de su partido”.

Los nuevos funcionarios electorales deberán entender que “la responsabilidad es con el país porque estamos en una situación muy crítica, muy compleja en donde, si no hay reformas electorales, seguramente el próximo proceso electoral será una crisis más o una prolongación de la crisis actual”, advirtió el magistrado.

Dijo que es consciente que el TSE debe transformarse y no precisamente para complacer a la oposición, sino para acomodar el sistema electoral hondureño a las normativas internacionales.