Tegucigalpa, Honduras.

La princesa Mako de Japón hizo ayer una visita a Casa Presidencial en su tercer día en tierras hondureñas.

Su Alteza Imperial fue recibida con alfombra roja en la sede del Poder Ejecutivo por la primera dama, Ana García. Ahí participó en un acto, en el Salón Morazán, conmemorativo de los 40 años del voluntariado de decenas de jóvenes de Japón en suelo hondureño.

Participaron en el recibimiento muchos escolares que con sonrisas ondearon banderas de Honduras y Japón.

“Estoy enormemente complacida por asistir a esta ceremonia del cuadragésimo aniversario de la firma del convenio para el envío de voluntarios de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (Jica) con Honduras”, dijo la princesa japonesa.

Como parte de la celebración de los 40 años de voluntariado se firmó un convenio de cooperación para el fortalecimiento del parque arqueológico de Copán Ruinas.

El convenio permitirá la implementación del proyecto “Conservación y utilización del parque arqueológico Copán como recurso regional”, por el orden de 29.7 millones de lempiras, a ejecutarse en 24 meses.

Durante 40 años ininterrumpidos de cooperación, el programa de envío de voluntarios japoneses se ha alineado con los temas de principal interés de Honduras, en especial en las áreas de educación, salud, desarrollo rural y cambio climático.

A diciembre de 2015, Jica ha recibido a más de 1,358 voluntarios, profesionales que trabajan de la mano con las comunidades para contribuir en el bienestar del pueblo hondureño.

Recorrido

Durante su visita a la sede del Ejecutivo, la princesa Mako recorrió Casa Presidencial en compañía de la primera dama.

En horas de la noche fue recibida por el presidente Juan Orlando Hernández, quien ofreció una cena por los 80 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Japón y Honduras.