13/05/2022
08:58 PM

Más noticias

Se entregan un abogado, su esposa e hijo, vinculados con Los Cachiros

Francisco Arturo Mejía, Roberto Arturo Mejía Salgado y Waldina Lizzette Salgado Pérez fueron señalados por la Maccih.

Tegucigalpa.

Este jueves en los juzgados de Tegucigalpa se presentaron voluntariamente el profesional del Derecho Francisco Arturo Mejía, su esposa Waldina Lizzette Salgado Pérez, y el hijo de ambos Roberto Arturo Mejía Salgado, quienes son señalados por tener supuestos nexos con cartel del narcotráfico de Los Cachiros.

La familia fue recientemente acusada por el supuesto delito de defraudación (por más de 4 millones de lempiras) contra el Estado de Honduras, según una denuncia presentada por la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras ( Maccih).

Lea: Las claves del caso 'Patuca III Colusión y Corrupción'

Los acusados tenían un requerimiento fiscal desde el pasado 18 de marzo por el caso Patuca III, señalado por la Maccih, por lo que se presentaron en el despacho judicial de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Los sospechosos fueron a audiencia de declaración de imputado, donde un juez con jurisdicción nacional resolvió imponerles la medida cautelar de la detención judicial.

La audiencia inicial se estableció para las 09:30 am del martes 2 de abril del presente año.

Según el Ministerio Público también se les supone responsables de los delitos de lavado de activos y asociación Ilícita por tener supuestos nexos con los hermanos narcotraficantes Devis Leonel y Javier Heriberto Rivera Maradiaga.

Lea también: Fiscalía confirma que tres acusados en caso Patuca III tenían nexos con Los Cachiros

-Acusación-

En un informe presentado el 20 de febrero de 2018, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), supuestamente, que entre los años 2006-2007 el abogado Francisco Arturo Mejía hipotecó una propiedad en la aldea La Venada por L2,150,000.00 y en 2009 la vendió a una ciudadana identificada como Celi Asmery Pasos por un millón lempiras.

Lea también: Un abogado, su esposa e hijo, entre los 11 prófugos de la operación Apolo

El documento añade que en 2011, el abogado se la regresó en donación a Celi Asmery Pasos.

Después de las transiciones, Devis Leonel Rivera Maradiaga, le habría dado un poder general al abogado Francisco Arturo Mejía para manejar la empresa Inversiones Rivera Maradiaga (Inrimar) y otras empresas ligadas a Los Cachiros, las cuales participaron en licitaciones con el Estado.

El abogado Francisco Arturo Mejía, según el informe de la Atic, le confirió poder legal a su hijo Roberto Arturo Mejía Salgado para la administración de todos los bienes de Devis Leonel Rivera Maradiaga.

En la operación Apolo, ejecutada por la Atic, Roberto Arturo Mejía era otro de los objetivos buscados, al igual que su madre Waldina Lizzette Salgado Pérez, quien según la denuncia, en 2015 compró dos carros de lujos valorados en 2.8 millones de lempiras.

El abogado Francisco Arturo Mejía, su hijo Roberto Arturo y su esposa Waldina Lizzette habrían construido varias empresas, como Energía Solar del Sur, Inversiones Oikos y corporación de Consultorías y Mantenimientos.