La Entrada, Copán.

Una de las ciudades de mayor crecimiento poblacional y cuya principal actividad económica es el comercio atraviesa una crisis que afecta sobre todo a pequeños empresarios y emprendedores.

La pandemia y las secuelas de las tormentas Eta y Iota perjudican el comercio y por lo tanto reducen el circulante en la ciudad.

Las calles de La Entrada están colmadas de comercios y personas, sin embargo, el dinero es escaso, según comerciantes.

LEA: San Agustín, el municipio que lucha para impartir clases a pesar del covid

Jesús Roberto Martínez tiene un pequeño negocio desde hace 11 años frente a la carretera CA-11, que conduce a Copán Ruinas, y pese a que su experiencia es extensa en el comercio asegura que hay una ausencia de compradores.

Sentado en su pequeño negocio de plásticos, Martínez relató que “después del encierro que duró 8 meses logramos reabrir el negocio, pero las ventas están malas. La mayoría de personas que nos compran son de aldeas de los alrededores de La Entrada, y desde las tormentas Eta y Iota, que afectaron fuertemente, vemos que hay menos clientes”.

El comerciante aseguró que apenas vende la mitad de lo que antes de la pandemia.

Para Gledin Guerra, expresidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Entrada, el circulante ha disminuido en un 50% el último año.

“Hay un antes y después de la pandemia y los huracanes, el circulante ha bajado en un 50%. Si usted antes vendía 10,000 lempiras, ahora vende 5,000. Hay muchos lugares vacíos y en alquiler, la economía no es nada que ver con lo que era antes, estamos en un punto en el que sacamos para costos de operación y sobrevivir”.

Guerra dijo que los más afectados son las mipymes, han logrado sobrevivir la crisis únicamente los negocios que llevaban muchos años de operar.

“Apenas sobrevivimos unos 40 a 50 comerciantes de La Entrada que estábamos establecidos desde años. La pandemia ha tenido un efecto rebote y esto es muy duro para los comerciantes”.

“La gente no compra ni sale como antes, no hay créditos accesibles. El Gobierno aprobó el crédito a tasas de un 5%, pero no son accesibles para el pequeño, que es el que mueve gran parte de la economía local. Hay demasiados requisitos y no se ha capacitado al emprendedor o microempresario en esos temas”, lamentó.

En operación

En la oficina de Control Tributario de la alcaldía de Nueva Arcadia se han entregado o renovado permisos de operación a unos 1,200 establecimientos comerciales, industriales o prestadores de servicios.

Lilian Concepción Reyes, jefa de Administración Tributaria de la alcaldía de Nueva Arcadia, explicó que debido a que durante la pandemia muchos negocios tuvieron que cerrar operaciones la comuna está ofreciendo planes de pago y reiteró que hay un decreto de amnistía vigente.