El Progreso, Yoro.

Luego de las inundaciones por las tormentas tropicales Eta y Iota y la pandemia del covid-19, Honduras se encuentra inmersa en una crisis económica, y la Perla del Ulúa no es la excepción.

Autoridades municipales y sector empresarial buscan reactivar la economía del municipio.
Nicolás Larach, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de El Progreso (CCIP), manifestó que como sector empresarial están creando proyectos para fortalecer la economía de la ciudad luego de los desastres naturales de noviembre de 2020 y la oleada de coronavirus.

Explicó que el enfoque central de la reactivación es el apoyo a los nuevos emprendedores y a las microempresas que perdieron sus negocios a causa del confinamiento obligatorio. Este apoyo será mediante gestiones de préstamos blandos a más de 400 emprendedores y la construcción de un mercado para que puedan ofrecer sus productos en ferias de lunes a sábado.

Larach informó que se reunieron con representantes de la Unión Europea y se llegó a acuerdos de apoyo financiero en los proyectos de reactivación económica en el municipio. “Nuestro mayor objetivo como Cámara de Comercio es que El Progreso regrese a ser la tercera ciudad más importante de Honduras”, posición desplazada por Choloma.

Alcaldía

Autoridades municipales de El Progreso ejecutan el proyecto ¿Por qué invertir en El Progreso? con el objetivo de crear nuevos empleos y mantener a flote los actuales.

Este proyecto consiste en el cero aumento en los cobros de impuestos por bienes y muebles, cobro de un lempira en los permisos de operación de nuevos negocios, la reducción de un 10% en la tarifa de renovación de permisos operarios para los negocios que ya se mantienen trabajando.

Además, ampliación en el uso del suelo, permisos de contracción de viviendas en un lempira, eliminación del cobro por emisión de planos para nuevos permisos de operación y construcciones y acompañamiento a las mipymes en el proceso de recuperación de empleos.

Esperan que estos beneficios sean aprovechados para aumentar la inversión en la ciudad.

Los comerciantes necesitan apoyo, pues las ventas son bajas, y con sus ingresos no logran cubrir las necesidades alimentarias y médicas de ellos y sus familias. Roberto Orellana es un comerciante del mercado central y lamenta que solo venda la mitad de los productos que antes de la pandemia. Los únicos días que lograron vender el 100% de la mercadería fueron el 24 y 31 de diciembre.

Servicios. Otros sector afectado son los transportistas, que trabajan con pocos recursos económicos porque la cantidad de personas que transitan de las aldeas a la ciudad es poca y operan con la mitad de las unidades que circulaban antes de la pandemia.

“Antes salían 20 buses diariamente desde Mezapa - Atlántida hasta el centro de El Progreso, ahora solo salen diez, y cada unidad de esas solo se llena al 50% de su capacidad, si son días buenos a 60%. Prácticamente solo se está sacando el combustible y reparaciones que necesiten las unidades de transporte”, detalló Lourdes Rodríguez, secretaria ejecutiva de Empresa de Transportes Unidos (Etrau). Hay que recordar que gran número de negocios fueron cerrados durante el confinamiento, y el movimiento de personas en los mercados, tiendas y restaurantes es poco, esto debido al alto índice de personas desempleadas sumado a que la población se mantiene alerta por el contagio del coronavirus y por no estar vacunados aún.

“Apenas estamos recuperándonos del tiempo que estuvimos sin trabajar, las ventas son regulares, a veces bien, a veces mal, creo que desde que empezamos a vender nuevamente en octubre no hemos tenido días altos en venta, pero se entiende, pues la gente no tiene dinero para gastar”, expresa Jennifer Hernández, comerciante progreseña.