Tegucigalpa, Honduras.

A punta de golpes, patadas, empujones y armados con palos y piedras, un grupo de empleados de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel) se enfrentaron ayer a las afueras de la sede de la institución en el centro de la capital, debido a la falta de pago.

Las personas que mantenían tomadas las instalaciones de la estatal de telecomunicaciones exigían la cancelación de cuatro meses de salarios atrasados.

De acuerdo con los manifestantes, la empresa adeuda 120 millones de lempiras solamente en impago de salarios.

La vicepresidenta del Sitratelh, Ana Elvir, manifestó que “estábamos intentando desalojar a esta gente disidente, ilegal, la cual mantuvo secuestrados nuestros edificios desde la semana pasada.

Esta gente disidente andaba armada con palos, con botes con cloro, con huevos”. Lamentó los hechos violentos suscitados entre los miembros del sindicato y otros empleados.

La dirigente sindical pormenorizó que al menos 30 personas se desplazaron ayer hasta el Palacio de las Telecomunicaciones a tomarse las instalaciones donde resultaron varios heridos producto del enfrentamiento, entre ellos el presidente del sindicato, Ekar Morales.

La líder sindical responsabilizó a Orlando Mejía Tercero por los hechos violentos.