09/08/2022
08:32 PM

Más noticias

Definen siete prioridades para los primeros 100 días

Los ejes de trabajo: reducir la pobreza, la reactivación económica, deuda pública, recaudación fiscal, rescatar Enee, lucha contra la corrupción y Presupuesto.

San Pedro Sula

El equipo de transición de la presidenta electa, Xiomara Castro de Zelaya, ha identificado siete prioridades que buscará atender en los primeros 100 días tras la toma de posesión el 27 de enero de 2022.

La mandataria electa instruyó a su equipo de trabajo para que cada uno de los temas sean abordados en mesas técnicas y consesuados con los diferentes sectores.

Estos acercamientos ya se iniciaron durante la semana a través de reuniones con el sector privado, universidades y el Gobierno actual.

Datos

53.7% De los hogares hondureños están en pobreza extrema, según estimaciones hechas este año por el Instituto Nacional de Estadísticas, equivalente a cinco de cada diez hogares en el país.

El sector privado, a través del Cohep, reconoció la labor del CNE y demás organismos “por haber propiciado elecciones limpias y transparentes”.

31.36% Pérdidas remanentes de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) a septiembre de este año, es decir, porcentaje de la energía producida que se pierde por robo o fallas técnicas.

El equipo de trabajo de la Presidenta electa aseguró que, contrario a lo que se ha especulado, no se ha hecho ningún nombramiento del gabinete 2022-2026.

Tras comparecer una vez anunciados los resultados preliminares del Consejo Nacional Electoral (CNE), la noche del 28 de noviembre, Castro de Zelaya convocó a reunión a su equipo de trabajo para diseñar qué harán en tres momentos diferentes: el de la transición del Gobierno, los primeros 100 días a partir de la toma de posesión y los cuatro años de Gobierno.

“Como parte de ese trabajo, la Presidenta definió las siete prioridades con las que tenemos que trabajar ahorita”, dijo Pedro Barquero, director general de campaña del Partido Salvador de Honduras (PSH).

Según la planificación, el compromiso inicial del nuevo Gobierno será definir estrategias para reducir la pobreza. El 74% de los hogares está en condición de pobreza (53.7% en pobreza extrema), según estimaciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) este año.

De acuerdo con Barquero, “la única manera de reducir la pobreza es generando empleo. Una de las prioridades más importantes es crear empleos”.

Las propuestas claves

1. Empleos.La reducción de la pobreza en Honduras depende en gran medida de la creación de fuentes de trabajo.

2. Reactivación. Incluyente con todos los sectores y que propicie que industrias, como construcción y agricultura, puedan crecer.

3. Reestructurar. La deuda pública que equivale al 55% del producto interno bruto (PIB) de Honduras, niveles ya insostenibles.

4. Recaudación. Búsqueda de mecanismos para el combate de la evasión fiscal y el contrabando, y ayuda a que más empresas se formalicen.

5. Presupuesto. Reformular el Presupuesto General de la República para priorizar las necesidades de la población hondureña.

6. Combate. Intensificar el combate contra la corrupción, flagelo por el cual el Estado de Honduras pierde L70,000 millones cada año.

7. Enee. Rescate de las empresas estatales que ofrecen servicios esenciales a la población, como la Enee y Hondutel.

8. Diálogo. Apertura constante para conversar con todos los sectores en la búsqueda de propuestas para el beneficio de Honduras.

La segunda prioridad será la reactivación económica. Hoy en día, la actividad económica “se caracteriza por bajo crecimiento económico, elevada informalidad, dependencia de pocos productos de exportación, fuerte caída de la inversión en general y especial la extranjera, alto nivel de desempleo y baja efectividad del gasto público social”, señala uno de los apartados del plan de gobierno de Castro.

Barquero recordó que antes de la pandemia del covid-19, la economía hondureña crecía a niveles superiores al 3%; pero esto no necesariamente significaba empleos nuevos, “por eso separamos la generación de empleos de la reactivación económica, y ocupamos ambos”, agregó.

El tercer enfoque a priorizar es la reestructuración de la deuda, a fin de reducir su peso dentro del Presupuesto Nacional y liberar fondos que permitan hacerles frente a las necesidades del país y de la población en general.

La deuda externa de Honduras, que incluye la pública y privada, cerró el primer semestre de 2021 en 11,015.1 millones de dólares.

El cuarto enfoque será analizar la recaudación tributaria, los impuestos existentes, identificar mecanismos para formalizar empresas en situación de informalidad, eliminar la defraudación fiscal y el contrabando.

La Presidenta electa ha reiterado que no impondrá impuestos nuevos “ni al sector productivo, ni comercial, ni mucho menos a los pobres”.

A la vez ha prometido que cancelará los impuestos que han afectado al consumidor final y la competitividad del sector empresarial hondureño.

La quinta prioridad será la revisión del Presupuesto General, porque, según el equipo de Castro, “las prioridades no han sido alineadas a las necesidades del pueblo hondureño y del país”.

La mandataria electa ha instruido institucionalizar la participación ciudadana en la formulación, aprobación y ejecución del Presupuesto General.

El sexto tema es la situación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, cuyo acumulado de pérdidas, equivalente a más de 70,000 millones de lempiras y un crecimiento anual de L6,000 millones, representa casi la mitad del déficit fiscal de Honduras.

Durante su mandato, Castro de Zelaya contempla garantizar el suministro de energía eléctrica suficiente, constante y el acceso a las telecomunicaciones, como condiciones de desarrollo.

Para ello, el rescate de ambas estatales es fundamental.Su séptima prioridad es la lucha contra la corrupción.

“Al eliminar la corrupción vamos a liberar fondos que servirán para la inversión social”, dijo Barquero.Al largo plazo, el nuevo Gobierno considera aprobar un ingreso universal para las familias pobres.

“Su financiamiento se generará a partir de los programas de ahorro derivados del combate a la corrupción, austeridad del Estado, e ingresos adicionales que obtendremos por el combate a la evasión, los aumentos de la capacidad productiva del país y la cancelación de exoneraciones fiscales”, indica el plan de la Presidenta electa.

El diputado electo del Partido Libertad y Refundación (Libre) y parte del equipo de trabajo de la Presidenta electa Hugo Noé Pino recalcó que “el nuevo Gobierno estará abierto al diálogo. Nada de prepotencia, nada de soberbia, porque sabemos que lo que se requiere es construir políticas públicas, que si bien es cierto tenemos propuestas claras en el programa de Gobierno, el consenso, el diálogo y la búsqueda conjunta de soluciones es lo que va a prevalecer en el Gobierno de la presidenta Castro”.

En los próximos días está previsto que la Presidenta electa y su equipo tengan reuniones con representantes de los sectores de educación, salud, sector social de la economía y otros, para conocer propuestas que permitan su desarrollo.

Representantes de la empresa privada, a través de la junta directiva del Cohep, expusieron las principales limitantes para el crecimiento inclusivo: capital humano, inseguridad y criminalidad y altos costos administrativos.

Además de estos obstáculos, el vicepresidente del Cohep, Mateo Yibrín, instó para que las personas que coordinen la Secretaria de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep) en el nuevo Gobierno deban ser conocedoras del tema, “porque el país en infraestructura retrocedió 20 años por los huracanes Eta y Iota”, que azotaron al país en noviembre del año pasado.

Definen siete prioridades para los primeros 100 días