Más noticias

Cuatro de cada 10 electores son jóvenes entre 18 y 30 años de edad

Casi la mitad de los votantes habilitados en Honduras son adultos, pero a juicio de analistas, el voto joven puede “darle vuelta a una elección”

TEGUCIGALPA. En Honduras hay 2,013,055 de jóvenes de 18 a 30 años aptos para ejercer el sufragio, de acuerdo con el censo que realizó el Registro Nacional de las Personas (RNP).

En el enrolamiento aparecen 5.5 millones de hondureños en total, es decir, que de los más de nueve millones solo 5.5 millones pueden elegir al próximo presidente, diputados y alcaldes.

Con esos datos se calcula que cuatro de cada 10 electores tienen entre 18 y 30 años (son jóvenes), contrario al 49% de adultos de 31 a 60 años y el 14% de adultos mayores que tienen 61 años o más.

Para el analista político Miguel Cálix, estas características significan que “el voto joven puede darle vuelta a una elección”, así como también puede representar lo contrario porque “hay muchos jóvenes que no tienen ganas de ir a votar”, señaló.

Un voto de fe

Muy consciente de la importancia de su voto, pero desmotivado porque en su adolescencia ha observado que el “voto en Honduras tiene precio”, Eliézer forma parte de esos 1.9 millones de electores jóvenes. Además, está dentro de un pequeño grupo de votantes que irán por primera vez a las urnas para elegir a las próximas autoridades.

Con sus ojos llenos de desesperanza, el joven se refirió a los casos en los que se le ha visto a políticos entregando dinero a los electores o cuando les prometen proyectos que al ganar nunca cumplen.

Ese panorama lo ha hecho repensar sobre el mejor candidato, lo que no evitará que asista a las urnas porque está cansado de la “desmoralización que causa todo el historial político en el país”.

Quiere un cambio.

En el país el 23% de los 1.9 millones de votantes jóvenes (los nacidos en 2001, 2002 y 2003) ejercerá el sufragio por primera vez este 28 de noviembre.

“El voto joven representa, si lo mides en función del padrón (electoral), un 10%; los nuevos votantes andan entre 10 y 12% y un 10 o 12% puede definir una elección. Esa es la importancia del voto joven”, explicó Cálix.

De acuerdo con las cifras analizadas, la cantidad de electores jóvenes aumenta a medida tienen más años, al menos hasta los 22.

Por ejemplo, 150,953 personas que tenían 16, 17 y 18 años durante el enrolamiento podrán ejercer el sufragio el 28 de noviembre, pero si nos vamos a la cifra de los que tienen 20 hay unos 22 mil casos más (155,951).

Los números de votantes jóvenes van en ascenso hasta los 22 años, cuando de 174,854 electores pasa a 167,945 (los que tienen 23 años). De los que tienen 30, el RNP contabilizó un poco más de 134 mil. Según el analista político Julio Navarro, este voto es muy importante para los partidos, pero la diferencia con el voto adulto es que es oculto.

El experto dijo que el elector joven ya no está condicionado por costumbres familiares y que al decidir por quién votar lo hace de acuerdo con lo que ve en las redes sociales o lo que dice su entorno; esto ocasiona que hasta el día de la elección no muestre favoritismo por algún partido.