TEMAS DESTACADOS:
Tegucigalpa, Honduras.

En la víspera de las elecciones generales del próximo 28 de noviembre en Honduras, el Consejo Nacional Electoral (CNE), entidad encargada del desarrollo de los comicios, ha informado que utilizarán 5,735 centros educativos del territorio nacional como centros de votación.

Los comicios definirán a representantes en la Presidencia, Congreso Nacional, Parlamento Centroamericano y alcaldías de cara al período 2022-2026. Son 5,182,436 los votantes habilitados en este proceso democrático.

Puede leer: Elecciones: Más de 3,400 candidatos no han entregado informe de gastos en campaña

“Es importante que la gente sepa que el CNE hizo la investigación de campo para constatar la existencia de los centros educativos donde se va a ejercer el sufragio. Además de acercarlos al domicilio de los votantes”, expresó en las últimas horas la consejera magistrada del CNE, Rixi Moncada.

Como consecuencia de los embates de destrucción provocados por las tormentas tropicales Eta y Iota, en noviembre de 2020, que también afectó a cientos de centros escolares, el CNE tomó como determinación modificar líneas de registro de centros habilitados para votación, quedando así nuevos puntos de votación para el proceso general de 2021.

De interés: Presidente Hernández considera que sí hay condiciones en Honduras para elecciones en paz

A nivel nacional, son 18,273 juntas receptoras de votos las autorizadas por el CNE, diseminadas en el territorio de 18 departamentos. Los representantes de partidos políticos en las mesas y juntas receptoras recibirán credenciales únicas en un proceso que buscará ser observado por entidades civiles e internacionales.

En cada centro educativo se entregarán equipos tecnológicos (kits) para adecuar las herramientas para el sufragio y la contabilización. El equipo incluye una computadora, un escáner, baterías adicionales, panel solar, generador de electricidad y una antena satelital para garantizar conectividad a internet.

El proceso contará con la transmisión de datos inmediato después de reformas del CNE en la Ley Electoral. El objetivo es contrastar con el atraso de transmisión de resultados en otros procesos electorales.