Tegucigalpa.Educación trabaja en un nuevo plan para un retorno seguro a clases que podría ponerse en marcha en febrero próximo.

A diferencia del primer ensayo del retorno seguro a clases en la capital que excluyó a los centros educativos gubernamentales, en 2022 estos podrían incluirse junto con los no gubernamentales.

Arnaldo Bueso, titular de la Secretaría de Educación, catalogó ese primer proceso como “un ejercicio” que permite establecer el mecanismo de atención para un retorno en semipresencialidad del 100% de los centros educativos en la capital y el resto del país a partir de 2022.

Propuestas. Las autoridades de Educación aún no definen cuáles serán los niveles educativos con los que iniciará la semipresencialidad en 2022, en caso de llegar a aprobarse.

Y a solo semanas de concluir el año escolar 2021, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) aún no contabiliza los centros educativos que concluirán el período escolar bajo esa modalidad. Sin embargo, la Federación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Feniep) asegura que son siete centros educativos bilingües los que recibieron aprobación en Tegucigalpa y hay un octavo centro educativo que está por definir el retorno, pero ya cuenta con permiso, dijo Carlos Sabillón, representante de la Asociación.

Él es del criterio de que el nivel de media debería iniciar la semipresencialidad en 2022. “Los de secundaria deben ser los primeros porque son los que están en edad de 12 a 18 años y a ellos los están vacunando”, indicó.

Por su parte, Marlon Brevé, presidente de la Asociación Nacional de Universidades Privadas de Honduras, consideró que si en los próximos tres meses se logra inmunizar a todos los mayores de 12 años “podemos reabrir a partir de sexto grado y concienciar a los padres de familia que matriculen a sus hijos y que los envíen a los centros educativos”. Como la aplicación de vacunas ha sido de mayores a menores, se podría utilizar esa capacidad de inmunizar a las personas como un criterio para la reapertura.