30/11/2022
09:55 AM

Más noticias

Color, sabor y cultura en el Festival del Choro y el Vino en La Esperanza

Miles de personas de diferentes partes de Honduras visitaron Intibucá.

Intibucá. Miles de personas de diferentes partes del país disfrutaron del Festival del Choro y el Vino en La Esperanza en un evento espectacular lleno de arte, cultura, desfiles, folclor y variada gastronomía.

Uno de los principales atractivos el pasado sábado fue el Festival de Danzas Folclóricas Grande de Grandes, donde 35 grupos de diferentes partes del país mostraron su talento en un escenario instalado en La Gruta.

Los grupos de danza vistieron sus mejores galas y con los bailes autóctonos hondureños hicieron que los visitantes se olvidaran un rato de problemas, como la pandemia del covid-19, ya que con la música y bailes hondureños se sintió el fervor patriótico.

Francisco Javier Nolasco, coordinador del Festival del Choro y el Vino, manifestó que ese evento ya fue declarado por el Congreso Nacional como patrimonio gastronómico cultural, y este año hicieron la edición número 15, ya que el año pasado no pudieron por la pandemia.

“Todos los hoteles estaban llenos de turistas, pues en la zona hay hospedaje para más de 1,500 personas, esto nos demuestra que con bioseguridad sí se pueden desarrollar los eventos, cumpliendo con las medidas preventivas en los locales, como la protección de los mismos ciudadanos. Todos nos preparamos y esto ha sido un éxito, hacemos la invitación a los nacionales y extranjeros que visiten La Esperanza, tenemos muchos atractivos con lugares hermosos por recorrer, gastronomía que es única en el país y el calor de nuestra gente”, expresó el empresario.

Los locales prepararon festivales de danza, conciertos, desfiles y degustaciones de comida a base de choros y más de 14 sabores de vino artesanal elaborados por manos lencas.

Para resaltar el arte, en la Casa de la Cultura hicieron la exposición de 250 máscaras que representan la historia del departamento, al igual que pinturas que son elaboradas por artistas de la zona.

“Con esta actividad se da un movimiento económico importante porque los turistas se llevan las artesanías y los 14 sabores de vino que son únicos de la región, ya que somos un pueblo con encanto y estamos compitiendo por el premio del Pueblo Rural Turístico de América”, agregó Nolasco.

El parque central de La Esperanza, el fin de semana se llenó de colorido con los grupos lencas que llevaron sus artesanías, la cual cada día es más fina y elaboran variedad de productos como mascarillas producto de sus hermosas telas.

Había locales con deliciosos dulces, pero lo que más apetecían eran los vinos artesanales, los cuales son elaborados por manos de mujeres lencas.

El tradicional choro es muy apetecido en la zona y a pesar de que no es la temporada, los restaurantes tenían almacenados para elaborar platillos a base de ese alimento que es tradición del lugar y uno de los motivos de la fiesta. Antonia Bautista, miembro de una empresa lenca, dijo que son ocho mujeres que formaron una pequeña microempresa y ahora venden las cajas de vino, que son comercializados en diferentes partes del país, para la feria prepararon ocho cajas de 12 botellas cada una.

Melisa Santos, directora de la Fundación Intibucana de Desarrollo (Funide), expresó que durante los tres días realizaron varias actividades como exposiciones artesanales y gastronómicas, concursos de dibujo, degustaciones de café y de vino.

Turistas de todas partes del país llegaron el pasado fin de semana a La Esperanza para disfrutar del Festival del Choro y el Vino.