Más noticias

El Cachiro asegura que pagó 'muchos millones' a presidentes de Honduras

Devis Leonel Rivera volvió a implicar al presidente Hernández en temas de narcotráfico y reveló que el exdiputado Oquelí Midence le pidió asesinar al periodista Nahúm Palacios.

Nueva York, Estados Unidos

Supuestas nuevas implicaciones del presidente hondureño Juan Orlando Hernández en el narcotráfico, surgieron en el juicio del capo Geovanny Fuentes Ramírez en Nueva York.

En el tercer día de testimonio del cabecilla del cartel de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera, reveló que el acusado Fuentes Ramírez le confesó que el mandatario recibía cargamentos de cocaína procedentes de Colombia y “se burlaba de la DEA”.

El Cachiro contó que en 2020 se encontró con el acusado en la Cárcel Metropolitana de Nueva York (MCC) y durante ese encuentro, este le aseguró que “tenía evidencia, fotografías, videos para mostrar cómo Juan Orlando, el presidente de Honduras, estaba recibiendo cargamentos de cocaína procedentes de Colombia en los aeropuertos de San Pedro Sula y Tegucigalpa”.

Fuentes quería pedir a la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, que lo dejara salir un mes de la prisión para recuperar esas pruebas, aseveró Rivera. Según el Cachiro, Fuentes le dijo que el presunto tráfico de drogas tenía lugar “delante de la DEA, pero que la DEA no se daba cuenta y que Juan Orlando Hernández se burlaba de la DEA”.

Él precisó la fecha exacta de la reunión en la prisión, pero expresó que Fuentes le comentó que “él no se iba a ir a juicio”, porque tenía toda esa información sobre el presidente hondureño. Los fiscales del distrito sur de Nueva York aseguran que el presidente de Honduras y el acusado fueron socios en el tráfico de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, pero Hernández no ha sido inculpado.

El mandatario hondureño asegura que es inocente y que Rivera miente para vengarse de su combate contra el narcotráfico y para reducir su pena.

Coimas

Durante el interrogatorio de la defensa de Geovanny Fuentes y los fiscales de Manhattan, el capo Devis Rivera confesó una vez más que habría sobornado al actual presidente y dos expresidentes. “¿Sobornar a un presidente no es barato, cierto?”, preguntó a Rivera el abogado de la defensa, Abraham Moskowitz.

“No es barato, es caro”, respondió Rivera, quien asegura haber sobornado a todos los presidentes de Honduras desde 2006 a cambio de protección para el tráfico de drogas y de la promesa de no extraditarlo a Estados Unidos.

Rivera dice que pagó a Hernández un soborno de 250,000 a 300,000 dólares en 2009, cuando este era presidente del Congreso y candidato a la presidencia, y que tras su elección le pagó una segunda coima. Además, otorgó un pago de medio millón de dólares al expresidente Porfirio Lobo.

De acuerdo con Rivera, el presidente Hernández y el expresidente Lobo Sosa cumplieron el pacto de protegerlos y evitar la extradición de él y su hermano Javier Rivera a Estados Unidos.

En otra audiencia, el Cachiro afirmó que pagó un soborno de 500,000 dólares al expresidente Manuel Zelaya, y a cambio este nombraría a un primo de él como secretario de Seguridad.

Tanto el presidente Hernández y los dos expresidentes han negado haber recibido sobornos.

“Como creer testimonios falsos que yo hacía tratos con los narcos, cuando es hecho comprobado que Los Cachiros buscaron un trato con Estados Unidos por lo imposible de los criminales de hacer un trato conmigo. Van a morir en una cárcel extranjera, si no les funciona la llave mágica”, manifestó recientemente el presidente, Juan Orlando Hernández.

Asesinatos

Durante el juicio, Devis Leonel Rivera también fue interrogado sobre algunos crímenes de alto impacto en Honduras.

Ayer, Rivera Maradiaga reveló que asesinó a una persona por solicitud de su novia, Wendy Caballero, una exjuez de San Pedro Sula, que ha sido procesada por corrupción.

Dijo que el exdiputado liberal Midence Oquelí Tinoco le solicitó asesinar al periodista Nahúm Palacios en Tocoa, Colón. Por otra parte, manifestó que en conjunto con un grupo de narcos planificaron el crimen de Alfredo Landaverde y Julián Arístides González, que fueron ejecutados por sicarios y agentes de la Policía Nacional.

La mayoría de los 78 crímenes que ordenaron Los Cachiros se encuentran en la impunidad.

Con estas revelaciones el Cachiro concluyó su testimonio y fue retornado a la cárcel de Nueva York.

Experto

La Fiscalía presentó como testigo al historiador Darío Euraque. Durante su deposición, Euraque habló de la historia política de Honduras, a fin de poner en contexto a los miembros del jurado.

Los fiscales le consultaron si existe un límite de mandato para servir como presidente de Honduras y él respondió: “Hubo hasta 2014, cuando el Partido Nacional argumentó que el artículo 239 era inconstitucional”.

$!Foto: La Prensa