08/12/2022
12:33 AM

Más noticias

Aulas del San Juan Bosco estarán listas este mes

San Pedro Sula, Honduras.

Luego de tocar muchas puertas y de esperar durante años por cubículos con las condiciones adecuadas para dar clases a niños con retos especiales, el sueño se hace realidad para el centro de inclusión educativa San Juan Bosco.

La lucha de los docentes y padres de familia estaba enfocada en que se abriera primer grado para los niños con autismo y otros retos y se logró un convenio con la Secretaría de Educación que asignó maestra, pero se enfrentaron al problema de no tener un espacio físico para que impartieran las clases.

“Inicialmente el Instituto Vocacional de Artes prestó aulas para que los niños de primer grado estuvieran ahí temporalmente, pero ahora gracias a Dios tenemos el apoyo de la Municipalidad, quien nos está construyendo tres aulas, dos para primero y segundo grado y la otra para el espacio para las prácticas multisensoriales”, explicó Dilcia Caballero, especialista en educación inclusiva.

Según la programación de la construcción, los niños podrán ser trasladados a los nuevos salones a finales de julio. La idea del centro de inclusión es que estos niños puedan estar ahí de primero a tercer grado y que luego sean matriculados en centros educativos normales.

Foto: La Prensa

Los niños del centro de inclusión mientras reciben clases.
“Lo que se pretende es que todas las escuelas puedan incluir niños en todos los niveles, incluso a nivel laboral y social”, expresó Caballero.

Actualmente la matrícula del San Juan Bosco es de 68 menores que están siendo beneficiados con la construcción de las aulas, de educación preescolar son 45 estudiantes y 15 de primer grado, más los niños que egresaron de ese centro, pero que todavía se les da atención algunos días de la semana.

“Tenemos entendido que se está invirtiendo más de un millón y medio de lempiras porque además de la construcción, también nos están reparando las cosas que estaban dañadas o que no eran adecuadas para los niños en el espacio donde funciona preescolar”, manifestó Eva Gabarrete, directora del centro educativo.

Todavía falta comprar los aires acondicionados para los nuevos salones de clases y dar un ambiente adecuado a los alumnos. En el San Juan Bosco también hay niños sin retos especiales y han aprendido a convivir entre sí, que es el objetivo principal.