San Pedro Sula, Honduras.

Usualmente los martes por la mañana las mesas de la cafetería Chely están repletas de comensales, pero ayer, y desde hace más de dos semanas, lucen vacías y las estufas ni siquiera son encendidas por los empleados.

La razón; sus clientes en un 100% suelen ser los alumnos y trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs), en huelga desde hace 26 días.

Los más de 60 vendedores que operan dentro y fuera de la Unah-vs registran cuantiosas pérdidas económicas.

Algunos de los afectados manifestaron a LA PRENSA que desde que las instalaciones están cerradas sus ingresos han disminuido en un 99%, por lo que muchos de ellos se declaran en quiebra y aseguran que de no solucionarse la problemática durante los próximos días, estarían entregando los locales.

“Estamos realmente preocupados, estar aquí no es rentable para nosotros. El dueño de la plaza también está angustiado porque muchos nos hemos atrasado con el pago de la renta porque no tenemos dinero”, dijo Aracely Castellanos, propietaria de Chely.

Foto: La Prensa

Transportistas también son afectados. Fotos: Franklyn Muñoz.
Julián Rodríguez, vendedor de frutas y golosinas confía en que la situación pueda resolverse pronto, pues gran parte de su producto se echa a perder por falta de clientes.

“La mayoría de nosotros subsistimos por lo que ganamos con estos negocios, pero en este momento estamos realmente alarmados. Nuestras ganancias están en cero”, señaló Clara Valdez, locataria que tiene un cibercafé y copiadora.

Otros de los perjudicados por la suspensión de clases son los conductores de buses y taxis que cubren la ruta de la máxima casa de estudios en la zona norte, pues reportan una baja del 80% en sus usuarios.

Everaldo Mejía dice que realizaba entre 20 y 25 carreras diarias con estudiantes de la universidad, actualmente apenas consigue cinco.

Los frentes estudiantiles dicen no saber cuándo retornarán a las aulas.