Tegucigalpa, Honduras.

La Comisión Especial de Transformación y Depuración de la Policía Nacional y la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol) informaron ayer que iniciaron un proceso para identificar a los miembros de una red de policías que trafica con licencias de conducir a nivel nacional.

“Estamos haciendo un trabajo de identificación de patrones de conducta ilícita, y de redes corruptas dentro de la Policía de Tránsito”, aseguró Omar Rivera, integrante de la comisión de depuradores.

Lea: Por L3,000 mafias trafican con licencias de conducir en Honduras

Rivera reveló esa información luego de que LA PRENSA constatara que en las oficinas de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (Dnvt), en Tegucigalpa, operan mafias de tramitadores que en contubernio con policías trafican licencias por el pago de tres mil lempiras.

Ese trabajo de identificación, explicó Rivera, se está haciendo en conjunto con el director nacional de Tránsito, Gerson Velásquez, miembros de la Unidad de Asuntos Disciplinarios y la Comisión Especial de Depuración.

“Se nos ha advertido que en algunas regiones del país, oficiales y agentes, incumpliendo los deberes de los funcionarios, han abusado de su poder”, subrayó Rivera en la entrevista.

Rivera manifestó que estos policías no solo están involucrados en el tráfico de documentos, sino que también incumplen con la aplicación de sanciones a ciudadanos que infringen la Ley de Tránsito.

Foto: La Prensa

Varios traficantes escondidos entre tramitadores ofrecen certificaciones médicas y licencias sin cumplir requisitos.
Casos perfilados

El depurador indicó que tienen varios casos perfilados, tras subrayar que se está recibiendo la colaboración de parte del director de Tránsito, Gerson Velásquez, en todo el proceso de investigación.

“Es importante destacar que el director ha colaborado de la mano con la Comisión Depuradora suministrando mucha información”, recalcó Rivera. El también representante de la sociedad civil calificó lo que sucede en esa institución del Estado, como la consecuencia de una “práctica ancestral, es un problema inveterado”.

Rivera explicó que hay planes para rediseñar los procedimientos que se utilizan para validar las certificaciones sicológicas y físicas que exige la ley para optar a una licencia de conducir, con el fin de garantizar medianamente las habilidades de los conductores.

Eso implicará, añadió el depurador, la modificación de la Ley de Tránsito, porque actualmente esta exige solo un certificado médico y otro sicológico “sobre lo cual no hay duda que es una total farsa”.

El miembro de la Comisión de Depuración cuestionó que ese sinnúmero de clínicas operan sin mayor rigurosidad y extienden esas certificaciones como si fueran “cartas de naipes, son una simulación”.

Foto: La Prensa

Al pagar los tres mil lempiras, un contacto de la Policía certifica que el cliente hizo la capacitación y la prueba de manejo.
Certificación de prestigio

Rivera adelantó que es muy probable llegar a un acuerdo con una institución de prestigio del país para que valide las certificaciones médicas.

Señaló que esa institución debe ser capaz de generar respeto y confianza en la población.

Asimismo, indicó que están buscando la manera de poner en marcha procesos de evaluación que se apeguen a estándares internacionales.

Rivera puso como ejemplo que en algunos países se utilizan simuladores, los que se complementarían con verdaderas pruebas médicas, para saber con certeza si un solicitante tiene la capacidad de conducir.

El depurador de la Policía expresó que desde la Comisión aplauden la gestión del Ministro de Seguridad, Julián Pacheco que junto a Gerson Velásquez están trabajando de lleno en ese asunto.

“Los que ya hemos detectado y los que salgan implicados serán sometidos a una investigación, y si hay indicios racionales, enviaremos el expediente respectivo al Ministerio Público (MP), para que inicie la persecución penal”, enfatizó Rivera.

En respuesta a la publicación de LA PRENSA, la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales ( Didadpol), por medio de la unidad de comunicaciones, expresó ayer que “a través de la Sección de Denuncias toma por oficio, tal y como la ley lo obliga, las denuncias que salen en los medios de comunicación”.

El corto texto de la unidad de comunicaciones agrega que “en este caso de la noticia publicada por Diario LA PRENSA se inició un proceso de investigación para afirmar o descartar el caso”.

Equipos asignados

Agrega que en cada caso de investigación hay equipos asignados por Didadpol, y cuando las investigaciones son complejas e involucran a varios miembros de la carrera policial de diferentes rangos, se hacen las indagaciones y las mismas tienen etapas para poder imputar de manera individual.

En los próximos días, la Comisión Depuradora y la Didadpol informarán de los avances en las indagaciones que se realizan en Vialidad y Transporte.