Sin funcionar seis de los siete hospitales móviles comprados en Turquía

Según denuncias del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), entre otras fuentes, en la compra de los siete hospitales móviles hubo corrupción.

Diversas fuentes coinciden en señalar que la irregular compra de los hospitales móviles es un ejemplo más de la corrupción que sigue campeando en Honduras.
Diversas fuentes coinciden en señalar que la irregular compra de los hospitales móviles es un ejemplo más de la corrupción que sigue campeando en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras

La pandemia de covid-19 en Honduras sigue registrado datos al alza sin funcionar seis de siete hospitales móviles comprados entre marzo y abril en Turquía a un costo de 47.5 millones de dólares.

Luego de que fueron confirmados los primeros dos casos de la covid-19, la estatal Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) procedió a una "compra de emergencia", sin licitación pública, entre marzo y abril de 2020, de siete hospitales móviles, que se esperaba que comenzaran a funcionar en julio los primeros dos.

Pero de estas estructuras, que recién llegaron hasta julio, solamente está funcionando una, en San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país, que registra una alta incidencia de casos con la mortal enfermedad.

Según denuncias del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), entre otras fuentes, en la compra de los siete hospitales móviles hubo corrupción.

Además, en los primeros dos nosocomios, que permanecieron varias semanas en la Empresa Nacional Portuaria, de Puerto Cortés, se comprobó que algunos aparatos y equipos venían usados o vencidos, por lo que el Ministerio Público inició una investigación, que está en curso.

De los otros cinco hospitales, dos llegaron en octubre y los últimos tres en noviembre de 2020, pero ninguno está funcionando, y en lo que respecta a Tegucigalpa, de los dos que arribaron en julio, hasta este lunes fue entregado uno por la junta interventora de Invest-H a la Secretaría de Salud.

Según Gustavo Boquín, uno de los interventores de Invest-H, los cinco hospitales móviles, que funcionarán en el sur, oriente, occidente y la región caribeña del país, comenzarán a funcionar a finales de febrero, casi un año después de que fueron comprados.

Diversas fuentes coinciden en señalar que la irregular compra de los nosocomios móviles es un ejemplo más de la corrupción que sigue campeando en Honduras. EFE

La Prensa