Se vuelven a empantanar las negociaciones para aprobar la Ley Electoral

El tema de la integración de las mesas electorales es en el que ha habido más discordia entre la clase política que sigue sin alcanzar acuerdos.

Cómo y quiénes deben o van a integrar las mesas electorales es el meollo de la discordia.
Cómo y quiénes deben o van a integrar las mesas electorales es el meollo de la discordia.

Tegucigalpa, Honduras.

Un “callejón sin salida” rodea las negociaciones para aprobar la nueva Ley Electoral mientras el partido Libertad y Refundación (Libre) amenazó ayer con tomas de carreteras hasta que se aprueben las nuevas reglas del juego.

Los políticos de los partidos Nacional, Liberal y Libre reanudaron las negociaciones, pero los intereses partidistas parecen estar por encima de los del país.

“Esperamos se logren consensos y la otra semana aprobar los transitorios” que regularán los tiempos de entrega por parte del Registro Nacional de las Personas (RNP) del Censo Nacional Electoral, según el presidente de la comisión de dictamen del Congreso, Mario Segura.

Los partidos estaban anoche empantanados en tres temas: cómo darle una nueva redacción al artículo 324 del dictamen que regula las fechas de entrega del nuevo censo; usar o no las dos tarjetas de identidad en las elecciones primarias y la integración de las mesas, este último el más delicado. El problema será en los comicios generales cuando entrarán en juego los intereses de 14 partidos, tres de ellos recién inscritos.

La propuesta original del Partido Nacional -y que fue aceptada por los demás partidos- consistía en integrar las mesas con cinco representantes propietarios, tres de los cuales serían delegados de los partidos Libre, Nacional y Liberal y los otros dos de los partidos emergentes escogidos aleatoriamente.

Pero a última hora una corriente del Partido Nacional advirtió que no “estamos dispuestos a perder el control de las mesas”.

La Prensa