Proponen plan para evitar nueva oleada de COVID-19 en Honduras

Una de las estrategias es descentralizar los departamentos para reducir la curva de casos.

A man in critical condition due to COVID-19 arrives in an ambulance at a field hospital set up in the yard of a state hospital in Tegucigalpa, on June 11, 2020. - The authorities of the main hospital of the Honduran capital were forced to set up four tents to assist coronavirus patients since its rooms were overcrowded. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)
A man in critical condition due to COVID-19 arrives in an ambulance at a field hospital set up in the yard of a state hospital in Tegucigalpa, on June 11, 2020. - The authorities of the main hospital of the Honduran capital were forced to set up four tents to assist coronavirus patients since its rooms were overcrowded. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP) /

Tegucigalpa, Honduras

Con el objetivo de evitar una segunda oleada de casos de COVID-19 que lleve al colapso el sistema sanitario del país, el profesional y expresidente de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree) Ricardo Espinoza elaboró un plan para enfrentar la pandemia.

En el documento, Espinoza propone dos estrategias para reducir el número de infectados y fallecidos por la enfermedad, disminuir la velocidad de la propagación del virus entre la población y aumentar la velocidad de recuperación de los pacientes.

“Considero que se debe hacer un replanteamiento del rumbo que está tomando el país en este momento, por lo que con el deseo de contribuir creé esas estrategias”, dijo.

La primera propuesta denominada Conceptos de islas independientes y autosostenibles detalla que se deben aislar cada departamento y se deben instalar hospitales tipo carpa en cada uno para atender a la población y así descongestionar los hospitales.

“La primera etapa es aislar cada departamento; cada una de las autoridades departamentales debe hacerse responsable para bajar la curva de infectados, la segunda etapa es trabajar duro para declarar el departamento libre de virus, una vez que se haga eso sigue la tercera etapa que es que el Gobierno, empresa privada, banca y sector industrial tienen que impulsar lo que llamo lograr la autosostenibilidad departamental de la cadena alimenticia, salud, educación y la generación de empleo. Cada departamento tiene que aprender a vivir solo”, detalló el profesional.

Sensibilización

La segunda estrategia se enfoca en la sensibilización de la población en cuanto a la crisis sanitaria que tiene el país. Esa etapa se denomina Concientización, educación y formación, está divida en cuatro ejes que conllevan a generar programas que logren eficacia en la educación de la población.

A través de campañas publicitarias, informativas y educativas se busca cambiar los hábitos de los hondureños para prevenir enfermedades futuras.

“La estrategia 2 debe ser simultánea con la estrategia anterior para que tengan los resultados deseados”, dijo Espinoza. A través de campañas se pretende concienciar a la población sobre las medidas de prevención, de bioseguridad, que tienen que tener para reducir los contagios.

“La población debe conocer de primera mano la realidad de los enfermos contagiados con COVID-19 para que la población que no está contagiada tomen conciencia sobre lo que es la enfermedad y sepan que deben cuidarse”, puntualizó el ingeniero.

La estrategia contiene campañas educativas con el objetivo de formar valores y costumbres permanentes para enfrentar futuras epidemias, como mejorar el nivel de hábitos de higiene en toda la población.

“Un pueblo con buenas costumbres sanitarias es un pueblo sano, es un pueblo que puede trabajar y producir, por consiguiente impacta positivamente en la economía del país”, establece el documento.
“En el pénsum académico se deben incluir cursos de higiene y salud de las personas para formar un pueblo con buenas costumbres”.

La Prensa