CNA presenta caso "Luminarias de la corrupción y obscuridad"

La denuncia es contra el exgerente de la Enee, Jesús Mejía, y otros exempleados de la estatal eléctrica.

Jesús Mejía fue gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de 2016 a 2019.
Jesús Mejía fue gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de 2016 a 2019.

Tegucigalpa, Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó este martes ante el Ministerio Público el caso "Luminarias de la corrupción y obscuridad", en el que se acusa de delitos de fraude y violación a los deberes de los funcionarios al exgerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), Jesús Mejía.

Por el caso también son acusados actuales servidores y exservidores públicos de la estatal eléctrica.

El CNA hizo pública la presentación del caso mediante un comunicado en sus redes sociales. "De acuerdo a los hechos identificados, se refiere a un contrato suscrito el 28 de julio de 2017 entre el gerente general de la empresa estatal (2016-2019) y un consorcio de nacionalidad colombiana, para la adquisición de 56,000 lámparas LED como parte del programa denominado "Honduras Brilla", que serían distribuidas en Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba".

LEA: CNA acusa a Jesús Mejía de crear 18 planillas fantasmas en la Enee

Cabe señalar que Jesús Mejía ocupó el cargo de gerente general de la Enee de 2016 a 2019, año en el que renunció para enfocarse en sus aspiraciones políticas, explicó en su momento el exfuncionario.

Jesús Mejía, exgerente de la Enee.

El caso

El CNA denunció una serie de irregularidades en el proceso de licitación para llevar a cabo el proyecto "Honduras Brilla".

Las anomalías en el proceso de licitación ocasionaron en perjuicio a las finanzas públicas de noventa y siete millones de lempiras (L97,000,000.00).

En la denuncia detalla que el 26 de mayo de 2017 se publicó el aviso de licitación pública internacional No. 100-004/2017 denominado "Suministro de materiales eléctricos, alumbrado público".

Dos meses después, el 24 de julio, el gerente general de la Enee (Jesús Mejía) seleccionó la comisión evaluadora de ofertas de licitación, "nombrando como sus miembros al gerente de distribución, al jefe de alumbrado público centro sur, al jefe administrativo de distribución, a una procuradora legal, a la asistente de procesos de dirección de licitaciones y además, se designó como coordinador de esta comisión al gerente de distribución", detalla el documento.



La comisión presentó a la gerencia de la Enee un listado de cinco empresas, pero, de acuerdo a las indagaciones del CNA, "se identificó que ante dicha facultad potestativa, el gerente seleccionó al consorcio colombiano, quien presentó la oferta más baja de las luminarias LED".

El Consejo Nacional Anticorrupción denunció que las luces salieron de "muy mala calidad", ya que una vez adquiridas e instaladas en la mayoría de los casos no duraron "ni 30 días", pues supuestamente se les filtraba agua.

Otra irregularidad que detectó el CNA es que la empresa seleccionada no entregó la garantía de calidad en la Ley de Contratación del Estado, asimismo el documento tampoco fue requerido "ni por quien suscribió el contrato al momento de su firma, ni mucho menos por la comisión evaluadora o el administrador del contrato".

Misterioso traslado de fondos

Según el CNA, los fondos destinados para la compra de los lotes de luces LED del proyecto Honduras Brilla fueron trasladados "de manera misteriosa" de la Enee a la administración de fondos de la Tasa de Seguridad Poblacional.

Posteriormente, la gerencia de la Enee "determinó de manera unilateral e injustificada" que a partir de la suscripción del contrato, los montos comprometidos serían desembolsados por la Tasa de Seguridad Poblacional.

A criterio del CNA, "el traslado de estos fondos se hizo con el objeto de que la empresa colombiana evitara pagar los impuestos de nacionalización de las luminarias".

El Consejo Nacional Anticorrupción concluye que es "un hecho irrefutable" que las luces LED no fueron distribudias en su totalidad en las zonas para las que estaban destinadas, sino que se entregaron a diputados del Congreso Nacional para que estos hicieran campaña política, previo a las elecciones generales de 2017.

La Prensa