Más noticias

Despedirán a unas 2,000 personas por cierre de minera en Tocoa

Ejecutivos de la empresa demandarán al Estado de Honduras por no, según ellos, garantizar las inversiones

El fin de semana hubo daños en la infraestructura de la minera.
El fin de semana hubo daños en la infraestructura de la minera.

Tocoa, Honduras

Este lunes, la empresa de capital hondureño-extranjero, minera Los Pinares, de Tocoa, Colón, comenzará a liquidar a sus más de dos mil empleados.

Esto es debido al inminente cierre de la compañía que deberá trasladar sus inversiones a otro país por el conflicto que se desató con “personas ajenas al proyecto, usurpadores de oficio”, declaró Alex Peraza, gerente de la minera.

“Es lamentable que por la inseguridad jurídica que se vive en el país más de dos mil personas se queden desempleadas. Los inversionistas están desanimados por lo ocurrido y pretenden irse a invertir a otro país, adonde les proporcionen mayores garantías”, aseguró Peraza.

El viernes pasado hubo una violenta protesta en esa zona, adonde una persona salió herida y fue incendiado un carro.

Un directivo de la mina denunció que no pueden entrar a sacar el equipo que estaba en las instalaciones de la empresa, ya que esta “aún continúa invadida por los usurpadores de oficio. Las autoridades no hacen nada para solucionar el problema”.

Aseguraron que las pérdidas por esta situación andan en los 700 millones de lempiras, monto que se invirtió en cinco años en los procesos de exploración, trámites de legalización, socialización con las comunidades y la construcción de la planta de acero, la cual prometían que sería la más grande de Centroamérica.

“En total se iban a invertir alrededor de 3,000 millones de lempiras. Jamás se pensó que en lugar de registrar ganancias terminaríamos amenazados y perdiendo todo lo invertido”, agregó el directivo.

Sobre los despidos dijo que los exempleados recibirán todos sus derechos. Reiteró que están considerando demandar al Estado de Honduras por las pérdidas que este conflicto les dejó.

Lamentó que a pesar de que el Gobierno promueve a Honduras como un destino idóneo para invertir, “las autoridades de esta zona y un grupo con intereses particulares ahuyente a los empresarios y limiten el desarrollo de las comunidades”.

El conflicto se agravó el fin de semana a tal grado que un grupo de hombres retuvo a trabajadores por más de cuatro horas”.