Carolina Herrera ataca a las influencers: "No tienen estilo propio, solo es dinero"

La gurú de la moda contó una anécdota que la dejó marcada y por eso respondió.

La diseñadora venezolana Carolina Herrera.
La diseñadora venezolana Carolina Herrera.

Redacción.

La diseñadora venezolana Carolina Herrera es una de las mujeres más brillantes en el mundo de la moda, su porte, elegancia y e innovación la distinguen entre todas.

Pero hace un tiempo Carolina Herrera lanzó una polémica declaración sobre las influencers.

En 2019, la diseñadora fue invitada al Latin American Fashion Summit, dentro del lujoso distrito colombiano de Cartagena de Indias. Si bien, Herrera sabía que no sería la única invitada al evento, se dio cuenta que estaba rodeada de influencers fashionistas.

Influencers-Moda(800x600)

Propio estilo

Esto no le gustó a la diseñadora de 82 años de edad, donde aprovechó que la invitaron a subir al escenario para decir unas palabras, para desahogarse con respecto al papel de las influencers en la moda.

"Las influencers son algo que parece tener mucha importancia, y yo no lo entiendo mucho, ellas no tienen su propio estilo. Ellas se ponen lo que les den para un show. No es estilo, sólo es dinero", declaró la famosa venezolana. Sus palabras causaron mucha polémica.

"Tenía en frente de mí a una fila de influencers, entonces a la persona que tenía a lado le dije ‘dime qué hora es’, y me contestó ‘¿por qué me preguntas?’ y le digo: ‘porque todas estas niñas están vestidas de noche… a las 10 de la mañana’ (…) Éstas no ayudarán a vender colecciones, porque cuando ellas salen del show, sólo buscan nuevos tratos, no un estilo propio", recordó Carolina sobre una de las experiencias que tuvo con influencers.

Nueva colección

Recientemente la casa de moda Carolina Herrera presentó su colección otoño-invierno 2021 a través de un video musical en el que declara su amor a la ciudad de Nueva York, con un grupo de modelos que lucen sus femeninas y coloridas propuestas mientras visitan los lugares más emblemáticos de la Gran Manzana en un día nevado.

La Prensa