Jennifer López pospone su boda con Alex Rodríguez indefinidamente

JLo prefiere esperar y ver qué sucederá con la actual crisis del coronavirus para retomar la planificación de su enlace con el exbeisbolista Alex Rodríguez.

JLo y Alex Rodríguez deberán esperar para seguir planeando su boda.
JLo y Alex Rodríguez deberán esperar para seguir planeando su boda.

Nueva York, EEUU.

La pandemia del coronavirus ha trastocado la vida de millones de personas en EE.UU. y los famosos no son la excepción, pues por ejemplo ha llevado a que la diva de El Bronx, Jennifer López, y su novio, el exjugador de Grandes Ligas Alex Rodríguez, hayan tenido que posponer los planes de su esperada boda.

La famosa pareja se comprometió en marzo de 2019, lo que hicieron público a través de fotos en su Instagram, y sus seguidores han estado esperando por ese gran día que por ahora ha sido puesto en pausa.

La cantante, actriz y bailarina indicó durante una entrevista con Ellen DeGeneres, que han recogido varios medios, que este virus "sí ha trastocado todo un poco" y que por ahora no habrá boda "ningún día de estos".

"Ya iremos viendo qué pasa. La verdad es que no tengo idea de qué va a suceder en lo que respecta a las fechas y todo lo demás", indicó la estrella latina, para quien sería su cuarto matrimonio, el último con el cantante Marc Anthony, padre de sus gemelos Emme y Max.

MIRA: JLo casi pierde el rol de Selena Quintanilla contra Biby Gaytán

Al igual que millones de estadounidenses, la cantante está en su casa, lo que coincide también con lo que había anunciado de tomarse un descanso tras su presentación en el Super Bowl y grabar la nueva temporada del concurso "World of Dance" en el que es jurado.

La cantante ha dicho que está dedicada a atender a sus hijos y las dos hijas de su prometido.

Esta actual pandemia de COVID-19 alcanzó ayer los 1.211.214 de contagiados en todo el mundo, según informó la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras que las muertes ascienden a 67.666

ADEMÁS: Aislinn Derbez ama a su exmarido Mauricio Ochmann como un hermano

La Prensa