Tegucigalpa, Honduras.

Cuando se habla de la migración, se debe hablar también de arraigo, todas aquellas cosas que nos atan a nuestro país, a nuestra tierra. El estudio realizado por Ayuda en Acción tiene el propósito de identificar los principales factores de “arraigo” que facilitan la permanencia de las familias en sus territorios.

El enfoque del estudio se centra en derechos humanos y derechos de niñez, en poblaciones indígenas y afrohondureñas, que ayudarán a identificar acciones afirmativas escalables y replicables para hacer frente a la emigración.

La fundación desarrolló encuestas cuantitativas a 800 ciudadanos de los municipios de Balfate, Santa Fe e Iriona, en el departamento de Colón; Puerto Lempira, Brus Laguna y Juan Francisco Bulnes, en el departamento de Gracias a Dios; Victoria y Yorito, departamento de Yoro; y Erandique, Santa Cruz y San Francisco, en el departamento de Lempira, zonas de cobertura de la Fundación Ayuda en Acción.

“El estudio explora los factores de arraigo como, la familia, la comunidad, estilo de vida, empleo, emprendedurismo y acceso a servicios públicos, haciendo un análisis sobre cinco dimensiones de arraigo para tomar acciones frente a la migración”, dijo Roberto Bussi, director de País de Ayuda en Acción.

• Dimensión una: comunitaria
• Dimensión dos: la tierra, vivienda e ingresos
• Dimensión tres: psicosocial
• Dimensión cuatro: sociocultural
• Dimensión cinco: la gobernanza del territorio

Roberto Bussi, director de País de Ayuda en Acción.

Datos importantes del estudio

• El arraigo desde la vida comunitaria se manifiesta desde la realización de tareas que sean de relevancia para el bien común. Esto recalca la importancia de la participación ciudadana, política y recreativa; específicamente en estas áreas rurales.

La percepción de seguridad en las comunidades garífunas y lencas es mayor, mientras que en las comunidades de los misquitos y tolupanes es menor; se concluye que a mayor percepción de seguridad mayor es el índice de arraigo.

Los emprendimientos en diferentes rubros han sido un alivio ante la recesión económica que enfrentan las comunidades, ya que debido a la pandemia y a los huracanes que azotaron al país en octubre de 2020, muchas familias perdieron su fuente de ingresos fijos, sin embargo, los emprendimientos no cubren todas sus necesidades

El acceso a servicios públicos como energía eléctrica, agua potable, educación y salud es muy precario en la mayoría de los municipios, y en algunas comunidades no existen. Estas carencias son fuente de vulneraciones a los derechos humanos básicos de la población más susceptible, como las mujeres, niñas, niños y adolescentes, y son factores que impulsan las migraciones.

• Una de las razones principales que ofrecen los entrevistados para no emigrar a otro país es la constituida por los lazos familiares. Perciben que su salida a otra nación implica la desintegración de la familia.

Acciones a realizar

Reforzar estructuras que velen y trabajen por la seguridad porque es una oportunidad para generar espacios que articule a las personas, sus intereses y las participaciones.

Impulsar la organización de cooperativas para que los emprendedores puedan vender sus productos de manera más apropiada y beneficiar a más personas.

Políticas públicas municipales y centrales que permitan una pertinencia y un territorio que sea propia de la gente.

Ejecución de programas y proyectos menos del ángulo urbano y más cercano a las poblaciones indígenas y afrohondureñas.

Unir una sola visión de país donde trabajemos en sintonía con esfuerzos conjuntos y no aislados. El rol de la empresa privada es importante y se debe sumar a la estrategia de país.

Melfor Diego, voluntario de Ayuda en Acción.

¿Por qué me quedo en Honduras?

“Me he dado cuenta los grandes potenciales que tiene mi comunidad garífuna, yo soy barbero y tener mi propio negocio me hace sentirme orgulloso, afuera no es fácil”, señaló Melfor Diego Voluntario de Ayuda en Acción, miembro Red de Jóvenes y emprendedor de Santa Fe en Colón.

Dora Suazo, técnico en Derechos de Niñez de Santa Fe en Colón, dijo: “El amor de mi familia, mi cultura que me identifica como profesional y mujer garífuna, mi emprendedurismo, soy gerente de mi propia empresa y dentro de dos meses hacemos lanzamiento de nuestras camisas para expandirnos al mercado nacional”.

Por su parte, Julia Chávez, productora de café en la Comunidad La Laguna, Erandique Lempira, expresó: “Mi familia, el amor a mi proyecto de vida ‘el café’, ahora tengo una marca de café Ten Coffee, el nombre nació por mis 10 hermanos, ahora tenemos una cafetería donde las personas pueden tomarlo”.