San Salvador, El Salvador.

La Perspectiva de Calificación de los bancos de Centroamérica permanece estable en 2016, pese a un ambiente operativo desafiante con crecimiento menor, presiones sobre los márgenes y aumento del gasto en provisiones por el deterioro esperado de activos, según el reporte de perspectivas de Fitch Ratings.

“La mayoría de bancos están preparados para enfrentar riesgos mayores sin debilitar materialmente su solvencia. Además, un número importante de bancos podría recibir soporte oportuno de sus accionistas en caso de que fuera necesario,” dijo Marcela Galicia, directora del Grupo de Instituciones Financieras de Fitch.

En Honduras, Fitch prevé que el crecimiento del crédito será de un dígito en 2016 y la calidad de la cartera seguirá siendo más débil que la del resto de países vecinos.

Los créditos deteriorados serán cercanos a 3%.

Las carteras mantendrán concentraciones altas en los mayores deudores y niveles de dolarización de 30% .

Los efectos sistémicos relacionados con la liquidación forzosa de Banco Continental, en octubre pasado, por presunto lavado de dinero fueron contenidos por las acciones de la autoridad.

Sin embargo, Fitch reconoce la poca capacidad de predicción de estos eventos, por lo que mantendrá un monitoreo cercano del sistema bancario de Honduras.