San Pedro Sula, Honduras.

Al comparar el tiempo que tarda realizar los trámites de exportación e importación de mercancías y los costos que estos servicios representan, la terminal marítima de Puerto Cortés se ubica en el último puesto de la tabla de puertos a nivel de Centroamérica, según el informe Doing Business 2016, realizado por el Banco Mundial.

Para exportar un contenedor desde el puerto El Manzanillo, Panamá, toma un día y medio; o sea, 31 horas. Un contraste con la terminal hondureña donde la mercancía demora entre 8 y 10 días (más de 190 horas) varada antes de poder zarpar, detalla el informe.

En el caso de las importaciones, el tiempo de desaduanaje puede llegar hasta 22 días, mayor al señalado en el informe que es de (134 horas).

Pedro Barquero, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), dice que es urgente implementar soluciones para mejorar el flujo de entradas y salidas de contenedores.

“Es lamentable, pero tenemos el puerto con las tarifas más caras, los retrasos más grandes en importación y exportación de toda la región. Esto está generando grandes pérdidas en todo el sector”.

Foto: La Prensa



Puntos claves

María Antonia Rivera, coordinadora del comité de Competitividad y Logística, indicó que hay cuatro puntos claves que ayudarán a volver más competitivo el puerto: primero, se necesita contratar más personal de aduanas para agilizar las revisiones de los contenedores, esto le compete a la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI).

Segundo, resolver el problema de los más de 200 contenedores abandonados que se acumularon en la terminal, lo que limita el espacio para hacer las revisiones de los otros contenedores. Tercero, comenzar el período de licitación del nuevo escáner de rayos x que ayudará a sacar los contenedores más rápido, y por último se deben implementar las declaraciones anticipadas, eso permitirá apresurar los procesos de aduanaje y desaduanaje.

“El último punto está establecido en el Reglamento del Código Aduanero Uniforme Centroamericano, (Recauca), somos los únicos que no lo aplicamos”.

Las autoridades de la DEI han explicado que han tenido que intensificar las revisiones en las aduana de Cortés y otros puntos fronterizos para reducir las pérdidas por evasión fiscal. “Si hicieran las declaraciones correctamente no habrían demoras”, dijeron.

Agregó que “las instalaciones de OPC está saturadas porque hay demasiados contenedores abandonados, debe haber un espacio para verificar, porque por el poco espacio los días de verificación se alargan”.