Tegucigalpa, Honduras.

Un producto financiero, con la premisa de ofrecer tasa de interés preferencial nunca antes vista, busca ofrecer opciones para reducir de forma sostenible el déficit habitacional en Honduras, el cual se acentuó aún más con las devastaciones generadas por Eta y Iota.

Según el estudio Barreras de Acceso a Suelo para la vivienda social en Honduras hecho por Hábitat para la Humanidad Honduras en 2016, el déficit habitacional en el país era de 1,138,018 unidades habitacionales, de las que 435,167 son viviendas nuevas y 702,851 ocupan mejoras.

A ello se suma que debido a los desastres de noviembre de 2020, más de 10,000 viviendas resultaron destruidas y otras 25,000 afectadas, de acuerdo con reportes de Copeco.

Como ya lo han expuesto antes reportes del Incae, contar con una vivienda digna en Centroamérica es una posibilidad que no se encuentra al alcance de importantes sectores de la población de la región.

LEA: La sostenibilidad es tema prioritario para las empresas

“Lo demuestra la cantidad, la extensión y comportamiento de los asentamientos informales en zonas urbanas y rurales, ya sea en forma de precarios o barrios pobres o en las subdivisiones ilegales de tierras”, plantea un informe sobre vivienda en Centroamérica del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clascds) de Incae.

“Cerrar la brecha de vivienda en Centroamérica es un reto de gran magnitud cuyo abordaje efectivo trasciende las fronteras de los países y sus ciclos políticos internos. Lograr ese objetivo, aún en forma parcial, representa también una enorme oportunidad para sentar las bases para un desarrollo sostenible e inclusivo de las próximas generaciones”, agrega la investigación.

Una de las iniciativas más recientes disponibles en el mercado nacional para la adquisición de vivienda deriva del Programa de Vivienda para una Vida Mejor, el cual a través de fondos Banhprovi y con intermediarios financieros, el usuario podrá conseguir una tasa de interés anual de 5% por hasta 20 años.

Al consultar a través de banco, cooperativa de ahorro y crédito, financiera o microfinanciera de la preferencia del solicitante, este puede aspirar a los recursos que le permitan tener su vivienda social de hasta 910,000 lempiras.

“El problema de la vivienda en Honduras es real y por eso el Gobierno de la república decidió lanzar este producto nunca antes visto”, dijo Mayra Falck, presidenta ejecutiva del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi), durante la conferencia magistral “Construye tu futuro, adquiere tu vivienda”, que organizó virtualmente días atrás la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba).

El programa está dirigido a favorecer a hogares cuyos ingresos son hasta de cuatro salarios mínimos y estará disponible hasta el 31 de diciembre de 2021.

El financiamiento al que califique el usuario puede estar destinado para compra de lote y construcción de vivienda, construcción de vivienda en lote propio, liberación de lote y construcción de vivienda y compra de vivienda social nueva o usada.

El programa no se aplica para financiar una segunda vivienda o si el usuario ya ha hecho uso de los fondos Banhprovi, excepto para la compra de lote. También la persona y su cónyuge no pueden gozar por separado de los programas. Para el destino de compra de vivienda nueva, el tiempo de construcción debe ser no mayor de 12 meses y especificada en el avalúo el cual debe ir firmado y sellado por un ingeniero afiliado a la CNBS. Adicional, la casa no debe haber sido habitada.

“No le tengan miedo al comienzo de tener su vivienda y avancen poco a poco en arreglarla y decorarla, porque cuando uno tiene una casa se vienen otras necesidades, uno quiere comprar cosas para el hogar; pero no hay que agotar el espacio que tenemos para optar a créditos”, refirió Falck.

La ejecutiva sugirió que si la persona gana 15,000 lempiras mensuales procure que la cuota de la vivienda sea entre 3,500 y 5,000, es decir, un máximo de 30% de sus ingresos.

A la vez, los funcionarios de Gobierno esperan que el programa de vivienda social estimule al sector de la construcción, altamente afectado debido a la pandemia del covid-19 y los desastres naturales de 2020.

Según un reporte del Banco Central de Honduras (BCH), al cierre del año pasado, la construcción se contrajo 24.9%, contra el crecimiento de 5.9% en 2019, explicado por la paralización de la ejecución de obras residenciales y no residenciales, como efecto de factores externos.