25/02/2024
12:13 AM

Christian Umaña: El señor de los celulares

Christian Umaña es presidente de la empresa china Amgoo Telecom, que desarrolló el celular más barato del mundo

Tegucigalpa, Honduras.

Nació y se crió en Tegucigalpa, pero su visión y emprendedurismo lo llevaron a China, desde donde dirige el abastecemiento al mercado latinoamericano, asiático y africano de un producto de consumo masivo, celulares.

A sus 36 años, Christian Umaña se puede congraciar de ser uno de los pocos jóvenes empresarios exitosos que tiene Honduras. Es presidente de Amgoo Telecom, empresa fundada en 2006 en China, en sociedad con el empresario Terry Cheung y que tiene presencia en Estados Unidos, Latinoamérica, Asia y África.

Bajo su dirección, Amgoo llegó a fabricar el celular con el sistema Android más barato del mundo.

El costo es de 30 dólares, mucho menor a los que ofrecen otras empresas de más de 100 dólares.

Incluso la empresa está desarrollado sus primeros Cell Watch que esperan colocar en el mercado en el presente año.

Umaña, hijo de comerciantes hondureños, incursionó en la telefonía en 2004 motivado por la propuesta del gobierno para que Hondutel ofrecería el servicio celular.

Para entonces atendía un negocio familiar que se dedicaba a traer productos desde Corea, incluyendo teléfonos móviles, lo que le permitió analizar y conocer el mercado.

“Mi padre me puso en contacto con uno de los proveedores que me explicó que habían problemas de calidad con los teléfonos ya que eran reconstruidos y por eso no alcanzaban el estándar de calidad”.

Ese proveedor era Terry Cheung, un empresario chino que llegaba a Centroamérica con sus primeros celulares.

“Decidimos montar una fábrica juntos para manejar personalmente los controles de calidad y fue así como comenzamos con la telefonía fija inalámbrica”, señala Umaña.

Con Terry Cheung, gerente general de Amgoo, operan ahora tres fábricas, una ubicada en la ciudad de Shenzhen, y otras dos en Shennan, en las que registran un volumen de producción de 104,000 teléfonos diarios.

También cuentan con un centro de operación logística en Hong Kong, desde donde se distribuye el producto para fuera del mercado chino y otro en Miami, Estados Unidos, para atender el mercado americano.

Su presencia se extiende a 54 países, en América Central, Norte y Suramérica, India y Asia.

Aprovechando las facilidades comerciales y mano de obra de China, han logrado crecer en su producción y ahora tienen oficinas y centros de ventas en varios países.

Han logrado acuerdos de ventas con telefónicas como Tigo, Claro, Digicel y otras en la región centro y suramericana.

“Nuestro producto tiene gran satisfacción y bajo precio, lo que permite llegar a más personas. Tenemos varias líneas de celulares y smartphones que mejoramos día a día”, agrega un emocionado empresario.

Hace cinco años se mudó a Shenzhen junto a su esposa y dos hijos, donde tiene una “visión mundial” que les permitió crecer en el desarrollo de su plataforma tecnológica y competitiva.

“Comenzamos como una ensambladora y hoy producimos equipo de nuestra propia marca y para otras compañías. Participamos en ferias internacionales y nos instalamos en los principales centros de venta del mundo”, dice Umaña a D&N.

Fue en Honduras donde logró su primer gran éxito, recuerda. Logramos vender nuestra propia marca y en el primer año fuimos los más vendidos.

Foto: La Prensa

Nació en Tegucigalpa en 1978. Estudió Administración de Empresas en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah)

En Honduras llegaron a suministrar el 50% de la demanda del mercado cuando existían cuatro operadores, tres privados y Hondutel.

Hoy en día tiene una gran presencia, pero su mayor mercado está en Suramérica, de donde proviene el 70% de las ventas.

Este año, dice Umaña, la compañía lanzará una variedad de smartphones que tendrán un impacto dramático en el mercado con su funcionalidad innovadora, diseño y aun más importante, precios sumamente competitivos.

“Esto hará que el servicio óptimo 3G de los Android sea accesible a todo el mundo”, apuntó.

“Cuando lanzamos nuestros primeros móviles, la meta era producir los mejores teléfonos y que estos fueran accesibles para todo el mundo y esta meta no ha cambiado, pero tomando en cuenta el desarrollo acelerado de la tecnología, lo que podemos ofrecer en cuestión de Android tiene un mayor significado.

Con tiempos de procesamiento de datos excepcionalmente rápidos, literalmente millones de aplicaciones disponibles, almacenamiento de datos, fotografía de alta resolución, es más fácil preguntarse “a qué no tendrán acceso” los usuarios finales en vez de “a qué sí”, lo que hace este proyecto sumamente novedoso y crea en el mercado un cambio radical del cual estamos muy orgullos de pertenecer”, enfatizó Umaña.