San Pedro Sula, Honduras.

Ante la amenaza de que una peste ingrese a América Latina y destruya las plantaciones de la banana preferida en el mercado mundial, los científicos intentan afinar distintas técnicas para lograr la plena resistencia a la enfermedad.

La Raza Tropical 4 del conocido como mal de Panamá, causado por el hongo Fusarium oxysporum, se ha extendido en los últimos años desde Asia hasta África y Oriente Medio, y podría afectar potencialmente al continente americano.

“Todavía no ha llegado el mal de Panamá Raza 4 a América Latina, pero el día que lo haga va a encontrar que toda nuestra industria bananera continúa dependiendo de una sola variedad, la Cavendish”, sostuvo Juan Fernando Aguilar, líder del programa de Banana y Plátano de la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (Fhia).

Aguilar recientemente visitó la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma a fin de abordar las investigaciones en curso frente a ese problema.

En Honduras están intentando mejorar de forma convencional las variedades Cavendish, lo que requiere un gran número de cruzamientos porque su fertilidad femenina es muy baja.