Más noticias

Bajar 10% las pérdidas de la Enee es un trabajo de 4 años

“No se puede seguir manejando la Enee con recomendados políticos, con gente que llega a aprender”, considera Salomón Ordóñez.

TEGUCIGALPA. Reducir las pérdidas de energía en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) debe ser un plan a largo plazo que tardará entre tres y cuatro años.

Así lo considera Salomón Ordóñez, expresidente de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Eléctrica (Ahpee).

“Debe ser un trabajo continuo de tres a cuatro años para bajar las pérdidas de 30% a menos de 20% y así permitir a la Enee mejorar el flujo de caja para que la empresa pueda cumplir con sus obligaciones económicas como el pago a los proveedores de energía”, explicó Ordóñez.

A su juicio en la Enee se debe nombrar un equipo de trabajo permanente dedicado al tema de pérdidas, y no solo para reducirlas, sino para controlarlas.

“En 2001 se tuvo un equipo, pero los políticos lo perdieron, las personas capacitadas se perdieron, era un gran trabajo que se hacía porque las pérdidas suman más de 8,000 millones de lempiras anuales y nosotros tenemos una cultura de no pago. Ese trabajo lo podemos hacer los hondureños sin necesidad de contratar extranjeros”, añadió.

El experto considera que la escisión de la estatal en tres empresas será positivo porque “no se puede seguir manejando la Enee con el mismo modelo, con recomendados políticos, con personas que van a aprender, y eso se puede corregir con la división de la empresa y con la participación de personas escogidas por concurso”.

“Con la Ley General de la Industria Eléctrica (LGIE) el líder debe ser el ministro de Energía. Nombraron una persona en el cargo, pero hay que decirlo, que no hay un líder del sector energía, no lo empoderaron para que tomara decisiones. Ojalá que el nuevo gobierno lo haga, y si es un recomendado político que sea alguien con capacidad para entender el sector y que sea probo”.

Ordóñez indicó que con la división de la estatal en tres empresas: generación, transmisión y una de distribución no significa privatizar la empresa, pero sí será necesario modelos de licitación pública para que el sector privado invierta, construya y opere líneas de transmisión y subestaciones y que luego las regrese a la Enee.