Agricultura de AL y el Caribe debe ser prioridad en la era pospandemia

América Latina produce alimentos para 1,000 millones de personas.

Dos campesiones observan una plantación de frijol en el departamento de Olancho.
Dos campesiones observan una plantación de frijol en el departamento de Olancho. /

San Pedro Sula, Honduras.

El bienestar, productividad, rentabilidad y sustentabilidad de los agricultores deben ser la prioridad en cualquier estrategia para pensar el futuro de los sistemas agroalimentarios de cara al proceso de transformación, cambios científicos y tecnológicos.

Ese fue uno de los consensos alcanzados por expertos en el seminario “Agricultura, comunidades rurales y sistemas alimentarios en las Américas”, hacia un enfoque integral”, organizado por el Consejo de las Américas y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

El encuentro trató sobre el futuro de la actividad agropecuaria en el escenario pospandemia de covid-19, la imprescindible participación del sector en el enfrentamiento al cambio climático y el refuerzo a la seguridad alimentaria global, para lo que el continente americano juega un papel vital.

LEA: Exportaciones hondureñas de café bajan un 6 % en seis meses de cosecha 2020-2021

Susan Segal, presidenta y directora ejecutiva de The Americas Society/Consejo de las Américas (AS/COA), reflexionó sobre los sistemas alimentarios en un continente que alberga la cuarta parte de las tierras agrícolas del mundo.

Manuel Otero, director general del IICA, destacó durante su presentación que América Latina y el Caribe es la región más importante del mundo en términos de participación en los mercados mundiales de alimentos, ya que representa el 14% de las exportaciones totales.

“En el medio de una crisis tan profunda destaco que seguimos proveyendo alimentos para 1,000 millones de personas que viven en las Américas. Y que mientras las exportaciones totales de la región cayeron un 9% durante 2020, las agroalimentarias crecieron un 2%. De esto se trata la resiliencia. Quedó demostrado que el sector agrícola en las Américas es resiliente”, dijo Otero, quien llamó a poner “primero a los agricultores” en las discusiones sobre el futuro de los sistemas agroalimentarios, al tiempo que recordó que la ciencia debe ser el principal insumo de las políticas públicas para el sector.

El director general del IICA consideró que nada será igual tras la pandemia y afirmó que el hemisferio puede ser protagonista de una nueva agricultura 4.0 que deberá producir alimentos saludables de manera climáticamente inteligente y, al mismo tiempo, tendrá que ser socialmente responsable y estará obligada a prestar atención a las demandas de los mercados internacionales.

“Hay que incrementar la productividad, sostuvo, pero también la calidad. No podemos pensar más en una agricultura extractiva. Tenemos que ser armónicos con el ambiente”, remarcó Otero.

La Prensa