Enee es el talón de Aquiles del Gobierno ante el Fondo Monetario Internacional

El Gabinete Económico dice que hay atrasos en separación de la estatal en tres empresas.Marlon Tábora reconoce retrasos en los procesos.

Servicio. Empleados reparan el tendido eléctrico en San Pedro Sula. archivo.
Servicio. Empleados reparan el tendido eléctrico en San Pedro Sula. archivo.

TEGUCIGALPA.

El Acuerdo Stand By que el Gobierno de Honduras mantiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) contiene una serie de compromisos que no han sido cumplidos.

La misión técnica del FMI que se encuentra en el país revisa las metas indicativas y reformas negociadas para el período julio 2019-marzo 2020.

Varios de esos compromisos no han sido cumplidos por el Gobierno y deberán ajustarse los plazos.Las autoridades deberán exponer a la misión técnica del FMI los factores internos y externos que han afectado el cumplimiento de las metas y reformas que se programaron.

LEA: Misión del FMI llega para evaluar acuerdo ‘stand by’, estarán 10 días en el país

Una de las metas indicativas que no se cumplirá son las recaudaciones tributarias por la desaceleración de la economía nacional y mundial, las que se estimaron en 110,837 millones de lempiras.

Una de las reformas estructurales que se cumplió de manera parcial fue la aprobación del decreto para la creación de la Administración Aduanera que reemplazará a la Dirección Adjunta de Rentas Aduaneras (Dara), pero no se nombraron sus autoridades antes del 30 de septiembre de 2019.

El sector eléctrico es el talón de Aquiles del acuerdo firmado con el FMI para un período de 24 meses. El objetivo principal es la recuperación financiera de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Marlon Tábora, coordinador del Gabinete Económico, reconoce que no se ha cumplido con la división de la Enee en tres empresas, con la revisión de los contratos de energía, entre otros compromisos adquiridos.

La Carta de Intenciones que el Gobierno propuso al FMI contiene la preparación de un plan para asegurar la sostenibilidad financiera de la Enee, incluido el reperfilamiento de la deuda y una política para la compra de energía consistente con el nuevo esquema de tarifa eléctrica.

Además, la presentación de un plan para asegurar la reducción en las pérdidas de electricidad, a partir de 2019, con un piso del 3% anual desde 2020 en adelante. La aprobación de un nuevo esquema tarifario que asegure la recuperación de la electricidad, la generación y costos operativos de la Enee.

Desde octubre de 2018 se definieron las acciones para la reforma del sector eléctrico, pero el cronograma de ejecución no se ha cumplido.

División

1-La Enee será dividida en tres empresas: una de generación y comercialización, otra de transmisión y operación y otra de comercialización y distribución.

2-Según las autoridades, las empresas se manejarán de manera independiente y cada una tendrá su propio gerente.

3-Las empresas seguirán siendo propiedad del Estado, ya que realizarán operaciones de la Enee.