San Lorenzo se consolida como el segundo puerto de Honduras

Las cifras de movimiento de carga en los primeros seis meses del año son alentadores

El puerto de San Lorenzo atrae cada vez más barcos de mayor calado, aseguran sus administradores.
El puerto de San Lorenzo atrae cada vez más barcos de mayor calado, aseguran sus administradores.

Tegucigalpa, Honduras

La importancia del puerto de San Lorenzo, ubicado en el Golfo de Fonseca se consolida cada vez más debido al creciente volumen de mercaderías que ingresa al país por esa terminal.

Consultado sobre las operaciones que tienen lugar en el puerto, Héctor Martínez, superintendente de esa terminal marítima dijo que “ahora vienen barcos más grandes y con más carga”.

De acuerdo con Martínez los barcos que están atracando en la actualidad vienen con 900 a 1,000 contenedores, cuando antes solo traían 500.

Datos proporcionados por la Empresa Nacional Portuaria (ENP) indican que entre enero y junio de 2019 se reportó el ingreso de 102 buques en San Lorenzo, con un promedio de 17 barcos por mes.

En 2018 se reportaron 212, con un promedio de 18 embarcaciones. Martínez explica que para este año el número barcos puede ser similar al de 2018 y la diferencia es que ahora los buques que llegan son más grandes y traen más contenedores.

Limitaciones operativas

Una de las limitaciones que tiene la terminal para su operación se relaciona con el canal de acceso, que requiere un proceso de dragado para dar cabida a barcos de mayor calado.

Según los datos registrados las cifras de movimiento de carga registradas entre enero y junio de 2019 son halagadoras. El número de contenedores reportados es de 10,878 durante el periodo analizado, o sea, 1,813 mensuales.

El ingreso de automóviles, procedentes sobre todo de Japón y Corea del Sur, sumó 6,170 unidades. A lo anterior hay que agregar 59,240 toneladas de cemento gris en bolsa que comercializa una empresa china en el país.

También entraron 30,000 toneladas de clinker para la elaboración de cemento gris en una planta procesadora que opera en La Criba, en el municipio de San Lorenzo.

La importación de combustibles tuvo un fuerte movimiento durante el primer semestre: 1,263,000 barriles de gasolinas, diésel y queroseno y 1,092,707 de bunker para la generación de energía.

Otros productos de importancia para la economía del país son el alambrón con 7,156 rollos y 9,174 rollos de bobinas, las que son usadas por la industria de la construcción.

Todo ese movimiento de carga, de acuerdo con los funcionarios, ha mejorado los ingresos y la operación del puerto se ha vuelto rentable.

La Prensa