Costo del kilovatio/hora en Honduras subió 164%, según estudio

Subsidios al sector residencial terminarán en mayo, tras lo cual abonados pagarán la “tarifa real”

El precio del kilovatio ha subido un promedio de 18.2% anual desde 2010.
El precio del kilovatio ha subido un promedio de 18.2% anual desde 2010.

Tegucigalpa, Honduras

El bono que reciben los abonados residenciales de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) que consumen no más de 300 kilovatios hora al mes vence en mayo próximo.

A partir de junio, ese segmento de consumidores deberá pagar la tarifa real, de acuerdo con lo expresado por representantes de la estatal eléctrica.

Agregaron que una de las medidas de reforma del sector eléctrico es eliminar los subsidios y ajustar las tarifas en base al costo real de generación del kilovatio hora.

“El sector residencial perderá en unos meses de 2019 su subsidio, por lo que los hogares hondureños tendrán que pagar el costo real de consumo en el corto plazo”, revela un estudio elaborado por el expresidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos, Electricistas y Químicos de Honduras (Cimeqh), Ernesto Cálix.

Agrega que el 90% de los clientes residenciales de la Enee, que consumen hasta 150 kilovatios hora al mes, pagan un promedio que oscila entre 5 y 6 lempiras por kWh.

ADEMÁS: Nombrado nuevo comisionado de la Cree.

Cálix sostiene que son los usuarios residenciales los que mayores incrementos han recibido en el precio de la energía en los últimos años.

“Si comparamos el precio actual (3.7041 lempiras por kilovatio hora) con el año 2009 (1.4037 lempiras por kWh), el aumento corresponde al 164%, es decir, un incremento promedio anual durante los últimos nueve años de 18.22%.

Si consideramos los cargos fijos adicionales, este valor se eleva a 24.3%, es decir, un promedio de incremento anual de 27%.

La tendencia puede mantenerse en el corto y mediano plazo, ya que una de las exigencias para el rescate de la estatal eléctrica es la aplicación de tarifas reales en cada segmento de consumo.

La Enee tiene más de 1.6 millones de abonados residenciales.

La Prensa