Tocoa, Honduras.

Como pocas veces se sucede, el Real España fue protagonista de un partido trágico en el estadio Francisco Martínez Durón de Tocoa donde además de la derrota ‘in-extremis’ ante Real Sociedad (2-1), sufrió tres expulsiones.

Todo iba bien en el equipo de Héctor Vargas, pues iniciaron ganando el encuentro en el estadio Francisco Martínez de Tocoa con un gol de Jhow Benavídez a los apenas 2 minutos.

Todo cambió cuando Rony Martínez, de chilena, empató y le cambió el chip a los locales, quienes se atrevieron a ir por la victoria. Esto causó problemas a la Máquina, y la primera cosecuencia se dio al 74’ cuando Mayron Flores, tras una dura falta a Edder Delgado, fue expulsado por doble amarilla.

Si la situación ya se había tornado difícil para los aurinegros, todo empeoró cuando Alejandro Reyes perdió la cabeza recetando un codazo al rostro del rival cuando el reloj corría el 90’. Roja y los sampedranos se quedaban con 9 elementos.

José Alejandro Reyes se fue expulsado tras un codazo a un rival.

Los jugadores del Real España se le fueron encima al árbitro central Luis Mejía, que en la recta final volvió a influir señalando una falta penal a favor de Real Sociedad en el descuento.

El partido, por los reclamos, previos, se había extendido hasta al 90+7’. Fue allí cuando pitó la pena máxima y los airados reclamos de los visitantes volvieron, siendo el portero Luis “Buba” López el más alterado, pues sus reproches provocaron su segunda amonestación y por ende otra expulsión más.

El lateral derecho, Kevin Álvarez, tomó los guantes para enfrentar el lanzamiento desde los 11 pasos; estuvo apunto de taparlo pero un mísil de Franco Guity le quemó las manos.

El árbitro Luis Mejía expulsando a ’Buba’ López por reclamos.

Sucede ocho años después

La última vez que la Liga Nacional había presenciado algo así fue en la recordada goleada del Real España por 6-1 ante Marathón en el Yankel Rosenthal el 22 de marzo del 2014.

Allí el central Armando Castro expulsó a cuatro jugadores: tres del Monstruo, que fueron Mauricio Sabillón, Alfredo Mejía y Astor Henŕiquez, además de Mario Martínez de la Máquina.

Durante la humillante paliza en el complemento, los panzas verdes sufrieron la baja de dos jugadores más por lesión. El partido terminó ya que los locales no contaban con los suficientes jugadores (6).