29/09/2022
12:46 AM

Más noticias

Cuidados rutinarios para mantener tu auto en buenas condiciones

Estas medidas pueden ser útiles para que tu conducción sea segura en todo tiempo y en cualquier camino

Seguridad y prevención

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.- Es cierto que en los autos modernos cada vez es menos lo que podemos hacer en su mantenimiento. Sin embargo, sigue existiendo una serie de revisiones que tú mismo puedes hacer para tener la certeza de que tu auto se mantiene en perfectas condiciones y lo puedes usar sin temor.

Hay que considerar también que la inseguridad ha provocado que algunas personas conserven por más tiempo sus autos o que los cambien por uno usado que no llame la atención, por lo que retomar las buenas prácticas de mantenimiento nos permitirá tener una mayor certeza de llegar con bien a nuestro destino.

Mantener tu auto siempre en óptimas condiciones es solamente cuestión de seguir algunos sencillos pasos. Aquí te los enumeramos.

MANOS A LA OBRA

Para abrir el cofre: Jala la manija; normalmente se encuentra en la esquina inferior izquierda del tablero. Libera el candado auxiliar bajo el cofre. Levanta éste y asegúralo con la varilla de soporte.

Líquido refrigerante: Revísalo cada mes. Con el motor frío, en caso necesario añade una mezcla 50/50 de líquido refrigerante concentrado y agua al depósito de recuperación.

MIRA TAMBIÉN: Maneja con precaución: ¡Mucho ojo con los baches!

¡No lo añadas directamente al radiador! Aceite de transmisión (solamente automática): El auto debe haber recorrido unos 30 km. Estaciónate en una superficie nivelada y aplica el freno de estacionamiento. Oprime el pedal del freno y mueve la palanca de velocidades a través de todas las escalas. Lleva la palanca a ‘P’ y deja el motor encendido. Saca la varilla medidora, límpiala e insértala nuevamente hasta el fondo. Sácala. El nivel debe estar dentro del área con muescas de la varilla.

Hojas limpiaparabrisas: Revisar cada 6 meses. Deben realizar un barrido uniforme. Si es necesario, debes reemplazarlas.

Varilla del nivel de aceite: El auto debe estar en una superficie plana y por lo menos con media hora de apagado. Saca la varilla, límpiala, vuélvela a insertar hasta el fondo y sácala nuevamente. El nivel aceptable es entre las marcas ADD y FULL.

El nivel aceptable de aceite es entre las marcas ADD y FULL.

Líquido de frenos: Revisarlo al menos una vez al año. Limpia el tapón antes de quitarlo. El depósito es semitransparente y tiene marcas en los costados de MIN y MAX. Si es necesario, rellena hasta MAX. Usa sólo líquido certificado DOT3 o superiores.

Llantas: Revisa la presión en frío, es decir, cuando el auto ha estado sin uso al menos una hora o haya recorrido menos de 5 kilómetros. Usa un medidor de presión de buena calidad. Busca en tu auto la tabla de presiones recomendada.

Luces: Comprueba regularmente que todo el conjunto de luces funcione, en especial los faros delanteros y las luces de freno.

TE INTERESA: ¿Es tiempo de revisar las ruedas?

Líquido limpiaparabrisas: El depósito se distingue por el dibujo de un parabrisas y un chorrito. Confirma que no tiene fugas tanto en el tanque como en las líneas. Puedes rellenar con agua o con una solución especial que venden en los autoservicios.

Tapón del aceite: Al agregar aceite nunca dejes que el nivel en la varilla sea mayor a FULL. Consulta en el manual la recomendación de viscosidad del aceite.

Para agregar el aceite al motor, lo mejor es utilizar un embudo.

Batería: Sus líquidos pueden causar daño. Quita los tapones. El líquido debe cubrir las celdas en su interior. Rellena con agua destilada o de la llave. Nunca uses agua mineral. Observa las terminales que estén bien sujetas. Si tienen sulfato, las puedes limpiar con agua y bicarbonato de sodio; ya limpias ponles un poco de grasa.

Líquido de dirección hidráulica: Revisión cada 6 meses. Enciende el motor. Sin acelerar, gira el volante hacia ambos lados varias veces. Apaga el motor. Revisa el nivel en el depósito, debe estar entre MIN y MAX. Rellena sólo con fluido para dirección hidráulica.

Filtro de aire: Viene dentro de un cuerpo plástico o metálico. Es necesario liberar el candado que lo sujeta. Reemplázalo con frecuencia para asegurar un buen flujo de aire limpio al motor.