01/12/2022
06:51 AM

Más noticias

¿Es tiempo de revisar las ruedas?

Para una conducción más estable, segura y ahorrativa, prioriza el cuidado de las llantas de tu vehículo

Mantenimiento preventivo

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.- Alineamiento y balanceo son dos términos que todo conductor responsable debe asociar al mantenimiento óptimo de su vehículo.

Ambos hacen alusión a procedimientos periódicos, de los que depende en gran manera la estabilidad de las ruedas, la seguridad al circular y el funcionamiento ideal del auto.

El alineamiento consiste en ajustar el sistema de suspensión del vehículo para que el ángulo entre el mismo y las llantas esté completamente en armonía. Esto para que los neumáticos puedan hacer un contacto óptimo con la superficie de la carretera, lo que garantiza una conducción más segura y cómoda.

LEE: Evita que el motor de tu vehículo se “desbiele”

Ahora bien, no es necesario alinear las llantas de tu auto con demasiada frecuencia. Por lo general esto se hace cada vez que colocas un par nuevo y luego una vez cada año o seis meses, dependiendo del uso.

Alinear la dirección del auto garantiza una conducción mucho más estable y segura. Además, la autonomía del vehículo se incrementa, reduciendo el consumo de combustible.

La alineación garantiza que las ruedas estén totalmente equilibradas para un mejor control del vehículo. Sin embargo, hay varias señales que indican que debes hacerlo cuanto antes:

- Cuando las llantas tiran hacia un lado pese a que vas conduciendo en línea recta

- La señal en el tablero que indica inestabilidad en el carro.

- Neumáticos que hacen ruido al doblar una esquina y desgaste desigual de la banda de rodadura.

Cuando se trata de balanceo, tu mecánico revisará las ruedas en busca de puntos pesados e instalará un peso medido en el lado opuesto para compensar el desequilibrio.

El objetivo del balanceo es distribuir el peso de forma equitativa por todo su perímetro. Cuando las ruedas no están equilibradas, pueden provocar incómodas vibraciones durante la conducción.

A diferencia de la alineación, en este proceso las ruedas se quitan del automóvil y se equilibran en un balanceador que verifica tanto el factor estático como el dinámico. Conducir sobre baches, en una carretera sin asfaltar o pisar los frenos bruscamente puede provocar que las llantas se desbalanceen.

MIRA TAMBIÉN: Alerta a las señales de corrosión en el radiador de tu vehículo

Las siguientes señales indicarían la necesidad de balancear: vibraciones en el asiento del vehículo, en una o varias ruedas, desgaste desigual de los neumáticos, un ligero zumbido de los neumáticos y sacudidas extremas al incrementar la velocidad.

EL MANTENIMIENTO REDUCE EL GASTO

Un gran beneficio del alineamiento y balanceo regular es el alargamiento de la vida útil de los neumáticos. Estos por sí solos suelen ser costosos, pero su mantenimiento periódico no. Evita gastos mayores e innecesarios al tener que cambiarlos.

AL NO HACERLO

En resumen. Algunos de los problemas más comunes al no llevar a cabo y de forma puntual el mantenimiento de las ruedas son: la inestabilidad general del andar del vehículo, el peligro en cualquier carretera cuando se viaja a velocidades altas, el desgaste acelerado de las llantas, un trabajo más forzado en giros y maniobras, y mayor gasto de combustible.

Además, recuerda que todo descuido prolongado a tu vehículo repercute de manera general en la vida útil del mismo.