ONG y Facebook de acuerdo en defender mensajes encriptados por privacidad

La red social de Facebook enfrenta muchas críticas.

Facebook es criticado  por no proteger suficientemente los datos confidenciales de sus usuarios.
Facebook es criticado por no proteger suficientemente los datos confidenciales de sus usuarios.

San Francisco, Estados Unidos.

Por una vez, la red Facebook y las asociaciones de derechos humanos están de acuerdo: los servicios de mensajería en línea deben estar encriptados, sin fallas o puertas traseras que las autoridades puedan usar para acceder a intercambios privados entre usuarios en caso de necesidad.

Privacidad

Las demandas de algunos gobiernos de mantener un acceso excepcional a servicios como la plataforma de comunicaciones WhatsApp (propiedad de Facebook) "amenazarían la seguridad y la privacidad de miles de millones de usuarios de Internet en todo el mundo", dijeron expertos y más de 100 organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, en una carta abierta difundida el martes.

El lunes, Facebook envió una misiva similar a los ministros de Estados Unidos, Reino Unido y Australia que le pidieron en octubre que no encripte todas sus plataformas sin garantizar el acceso a la aplicación de las autoridades "para proteger" a sus ciudadanos.

Muchos políticos de todo el mundo quieren que el sistema de justicia de su país recupere correos electrónicos, mensajes instantáneos y fotos que se intercambian en redes y se almacenan en servidores que son esenciales para las investigaciones penales.

Pero esta solicitud es difícil de conciliar con el imperativo de respetar la privacidad de los usuarios.

Facebook, que es criticado regularmente por no proteger suficientemente los datos confidenciales de sus usuarios, prometió este otoño boreal cifrar su plataforma de mensajería Messenger como ya lo hizo con WhatsApp.

En octubre pasado, en una carta abierta al jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, el fiscal general de EEUU, Bill Barr, Kevin McAleenan, entonces ministro del Interior, y sus homólogos británicos Priti Patel y el australiano Peter Dutton, le pidieron que no completara este proyecto "sin incluir un medio para acceder legalmente al contenido de las comunicaciones para proteger a nuestros ciudadanos".

La Prensa