24/06/2022
03:22 PM

Más noticias

Temor por decomisos de fusiles y granadas en el centro penal

San Pedro Sula, Honduras.

Tras el decomiso de un fusil AR-15, una subametralladora Uzi, dos granadas de fragmentación, tres pistolas 9 milímetros y cuatro revólveres, así como municiones encontradas en las celdas de los llamados pesetas, ayer un contingente de militares registró minuciosamente las celdas de los miembros de la pandilla 18 en el centro penal.

Los elementos de la Policía Militar, el Escuadrón Antibombas y Policía Nacional ingresaron al recinto penitenciario a las 6:00 am ante la supervisión de fiscales y representantes de Derechos Humanos como observadores de la operación.

Afuera, el centro penal estuvo rodeado por más de siete horas, y en los alrededores también se apostaron elementos del Cuerpo de Bomberos, así como ambulancias, previendo cualquier amotinamiento dentro del penal.

Agentes ayer hicieron las inspecciones en la celdas donde están recluidos alrededor de 280 miembros de la pandilla 18 en busca de armas de fuego; pero solo les decomisaron un explosivo casero, un cargador de AK-47, municiones de diferentes calibres, un radiotrasmisor con base, cuchillos, desarmadores, celulares y cargadores.

Foto: La Prensa

Los agentes revisaron debajo de las camas y paredes adonde esconden las armas.
Autoridades oficiales indicaron que con las últimas inspecciones serán más rigurosos, pues han decomisado armas potentes.

Los fusiles, pistolas, revólveres, granadas y municiones fueron encontrados en la zona de los pesetas el martes 9 de agosto cuando se produjo un enfrentamiento y uno de los reos resultó herido.

Fusina informó que el objetivo de la operación es apoyar a las autoridades penitenciarias sacando del centro penal todo tipo de armas de fuego, sustancias prohibidas, objetos cortopunzantes que los privados de libertad fabrican, también explosivos, que ponen en riesgo la vida de los internos, visitas y los vecinos de la zona.

Según los agentes que han efectuado las inspecciones, los privados de libertad buscan las formas de mantener escondidas las armas y granadas dentro de las celdas.

Uno de los escondites usados son agujeros hechos en el suelo, adonde mantienen las pistolas y las granadas.

Foto: La Prensa

Expertos en explosivos se han encargado de sacar los artefactos encontrados esta semana dentro del penal.
La mayoría de las armas decomisadas dentro del centro penal se observan oxidadas, pues son mantenidas escondidas por mucho tiempo en la humedad.

Investigadores indicaron que aunque las armas están en ese estado, todas funcionan y con ellas es que amenazan al resto de la población penitenciaria.

Las municiones calibre 5.56, 9 milímetros y 38, entre otras, son encontradas en bolsas de plástico en huecos que hacen en las mismas paredes o las esconden entre sus pertenencias.