28/11/2022
10:38 PM

Más noticias

En prisión seguirán acusados del asesinato de dueño de bar

Mauricio Rivas fue ultimado a balazos por la otra pareja de su novia.

TOCOA

El taxista Elix Fernando Reyes Artiles, su pareja Belky Lizeth Ocampo Cedillo y Alvin Lenín Reyes Díaz seguirán presos, luego de que un juez les dictara prisión preventiva en audiencia inicial, desarrollada ayer en los juzgados de Tocoa, Colón.

Los tres son acusados por el asesinato del bartender Mauricio Alberto Rivas Recarte (de 31 años), dueño de un conocido bar en Tocoa.A Elix Reyes y Belky Ocampo se les imputa el delito de asesinato a título de autores, mientras que a Alvin Reyes, de cómplice.

Mauricio Rivas fue encontrado muerto el pasado domingo 18 de septiembre. El cuerpo estaba semienterrado en el patio trasero de una vivienda, ubicada en la colonia La Norteña.

Para saber

La Policía dio con el cadáver de Mauricio Rivas en casa de Belky, ya que Elix Reyes se quedó con su teléfono. A los tres los detuvieron el domingo.

Rivas había sido reportado por familiares como desaparecido la madrugada del miércoles 14 de septiembre.

Según contó su padre Esteban Rivas, la noche antes de su desaparición compartió con su hijo y demás familia en un restaurante de Tocoa.Luego, un hermano de Mauricio lo fue a dejar tarde a su apartamento, ya que vivía solo.

Móvil

De acuerdo con las investigaciones, la Policía determinó que el crimen fue pasional, ya que Mauricio Rivas tenía una relación sentimental con Belky Ocampo, quien es la mujer del taxista Elix Reyes.

Cuando el taxista se enteró de la infidelidad obligó a Belky a enviarle mensajes a Mauricio, además le dijo que lo llamara para que llegara a visitarla a su casa y que le dijera que estaba sola para tener intimidad.

Mauricio cayó en la trampa y a eso de las a las 4:00 de la mañana del 14 de septiembre salió de su apartamento en su motocicleta hacia la casa de Belky, sin imaginar que ahí lo esperaba Elix Reyes, quien confesó que en un arranque de celos le infirió varios disparos a Mauricio.

Después de cometer el crimen, buscó a Alvin Lenín Reyes para que le ayudara a enterrar el cadáver de Mauricio en el patio de la casa.