Tegucigalpa, Honduras.

El Juzgado de Letras con Jurisdicción Nacional enjuició a dos implicados en el brutal crimen de cuatro jóvenes, entre ellos, Said Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa.

Los acusados son Eber Ezequiel Espinoza y Erick David Macías Rodríguez, sospechosos de asesinato y asociación para delinquir.

La madrugada del pasado 14 de julio, un falso contingente policial acribilló a los jóvenes Said Omar Lobo Bonilla, José Salomón Vásquez, Norlan Enrique Rodríguez y Luis Armando Zelaya, mientras salían de un exclusivo centro nocturno en el bulevar Morazán.

Las investigaciones de la Fiscalía determinan que a eso de las 02:00 de la madrugada se observó mediante las cámaras de vigilancia un vehículo marca Honda, modelo Civic, placas HBG-5450, que se encontraba estacionado en las afueras del edificio Torre Centro Morazán, cuando fue impactado por una pick up, Volkswagen sin placas.

Eber Ezequiel Espinoza y Erick David Macías Rodríguez.

Seguidamente, se bajaron del automotor seis hombres fuertemente armados, vestidos con indumentaria parecida a la que usa la FNAMP, quienes se dirigieron al acceso de salida, portón N. 4.

En ese momento las víctimas salían del edifico, sin embargo, bajo amenazas, los criminales comenzaron a registrarlos obligándolos a ponerse contra la pared.

En el vídeo se observa que Luis Armando Zelaya Rivera discute con uno de los sicarios, quien lo agrede y poco después se observa la ráfaga de disparos dirigidos a las cuatro víctimas, quienes perdieron la vida en el lugar de los hechos.

Cuando huían del lugar, uno de los implicados se regresó a rematar a una de las víctimas. En ese instante, una persona que se encontraba en el interior del estacionamiento repelió el ataque e hirió al sicario. Pese a que cayó al suelo, fue auxiliado por los otros malhechores.