29/11/2022
07:21 AM

Más noticias

Por lavado de activos comienzan proceso contra el doctor Ochoa

San Pedro Sula, Honduras.

A audiencia con un juez con jurisdicción nacional fue llevado ayer a la capital el doctor Miguel Ángel Ochoa Centeno, quien enfrenta una acusación por el delito de lavado de activos relacionados con hechos de la operación Avalancha, en la que es vinculado con la MS-13.

El doctor Ochoa, conocido en San Pedro Sula por ser propietario de la clínica Ochoa, ubicada en el barrio Las Palmas, fue capturado en Choloma el mediodía del 1 de noviembre, cuando estaba almorzando en un negocio con algunos familiares.

La Policía de Choloma detectó en el sistema que Ochoa tenía una orden de captura por el delito de estafa en perjuicio de una financiera, por lo que ayer fue remitido a los juzgados de lo penal.

A las 8:30 am, elementos de la Dirección Policial de Investigación (DPI) llevaron al doctor a la secretaría del juzgado y, luego, lo enviaron a la celdas del edificio del Poder Judicial.

Foto: La Prensa

A las 2:00 pm, elementos de la Atic se llevaron al doctor Miguel Ángel Ochoa del juzgado de San Pedro Sula hacia Tegucigalpa, donde comparecería ante un juez de jurisdicción nacional.
La causa por la acusación de estafa, por la que emitieron una orden de captura en 2001, ya estaba fenecida, pues el 13 de junio de 2013 un juez le decretó un sobreseimiento definitivo.

La orden estaba vigente en el sistema de la Policía porque, según las autoridades judiciales, la defensa del abogado no concluyó los trámites legales para dejar sin valor y efecto dicha orden de captura.

Ante esa situación, el juez de lo penal libró un auto de libertad.

Al salir de la sala de los juzgados, elementos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) arrestaron al doctor Miguel Ángel Ochoa, pues tenía una orden de captura por lavado de activos, la cual fue emitida el 14 de octubre.

El 23 de febrero, en la primera etapa de la operación Avalancha, al doctor Ochoa le aseguraron su clínica y hospital, además, capturaron a sus hijas y su exesposa, a quienes les decomisaron más de 10 millones de lempiras en efectivo, supuestamente producto del lavado de activos.