02/12/2022
12:45 PM

Más noticias

Indagan vínculo de crimen de Galo con su rol comercial

San Pedro Sula, Honduras.

La primera línea de investigación de la Policía en el crimen del empresario agrícola Jorge Galo Valladares está orientada a su actividad empresarial y en especial en la Central de Abastos, donde tenía su negocio.

Galo Valladares fue acribillado a balazos el martes por cuatro individuos encapuchados armados de fusiles AK-47 que lo atacaron cuando se conducía en su vehículo doble cabina en la transitada vía de la salida vieja a La Lima.

El vocero de la Policía, Kelsin Arteaga, informó que están trabajando en la identificación de las personas que perpetraron el crimen en contra de Galo Valladares, quien era productor y distribuidor de verduras y frutas.

“Se han realizado algunas diligencias investigativas y se tiene alguna información preliminar.

Sabemos nosotros que era una persona que tenía su negocio en la Central de Abastos y que allí realizaba sus actividades y que su muerte podría estar relacionada con sus actividades y también con los nexos que tenía dentro de la Central de Abastos o con los problemas que pueden presentarse de acuerdo a la función comercial que desarrollaba en esa zona”, dijo Arteaga.

Indicó que de momento es la información que maneja la Policía y “ estamos revisando algunos antecedentes y alguna información que se maneja en reserva aún por parte de la institución en torno al caso”.

El vocero policial dijo: “La primera línea de investigación es por su actividad comercial, y estamos tratando de establecer sus nexos comerciales y sus relaciones en el sector donde él se desempeñaba”.

“Sabemos que ha habido últimamente algunas situaciones en la Central de Abastos que se están presentando y por allí está orientando sus investigaciones la Policía Nacional”, señaló Arteaga.

El empresario Virgilio Galo, quien es hermano del victimado, manifestó que a Jorge lo mataron por envidia, ya que no tenía problemas de extorsión ni de ningún motivo. Galo indicó que su hermano, a pesar de que tenía una empresa de seguridad, no andaba con guardaespaldas porque no tenía enemistades ni había recibido amenazas de muerte.

El malogrado empresario Jorge Galo Valladares era socio fundador de la Central de Abastos en la 27 calle.