15/08/2022
06:34 AM

Más noticias

Ni Belkis Molina ni su camioneta fueron captadas por cámaras cuando desapareció

La joven lleva más de dos semanas desaparecida y su familia está desesperada por encontrarla sana y salva. La DPI avanza en el caso y reveló una línea de investigación.

La Esperanza, Honduras.

Dos semanas lleva desaparecida Belkys Suyapa Molina Gómez (25), quien es gerente de una cooperativa en La Esperanza, Intibucá, y sus familiares claman más que nunca que aparezca sana y salva.

Cristian Nolasco, portavoz de la Dirección Policial de Investigación (DPI), dijo ayer a LA PRENSA que desde el momento de la denuncia de la desaparición de la joven se procedió a la toma de declaraciones del núcleo familiar, cotejamiento de información del vehículo en el que se conducía y se indaga con el Sistema Nacional de Emergencia (911) para ver si hay registro de este.

Hasta ayer ni el vehículo ni ella han podido ser registrados en ningún sistema de videovigilancia y tampoco se ha reportado su tránsito en los peajes, tanto del centro del país como de la zona norte.

La joven trabaja en una cooperativa.

Nolasco informó que la familia se reunió con autoridades y ya el alto mando de la Policía Nacional giró instrucciones con el fin de agilizar las averiguaciones y encontrarla cuanto antes.

“El carro aún no lo hemos visibilizado en las búsquedas, aunque ya tiene interpuesta la alarma, y si cruza por algún lugar con sistema de vigilancia será reportado. Interpol ya tiene notificación, y en caso de que entre a otro país será reportada también”, afirmó.

Aunque hasta el momento no se ha dado a conocer ninguna hipótesis, el comisario Nolasco indicó que se indaga una relación sentimental que sostuvo la joven y que ya había terminado al momento de su desaparición.

“Laboratorios de informática forense y video forense analizan aparatos electrónicos, pero esto tarda, y en caso de que se transforme a un delito se agilizan las diligencias porque estar desaparecida no es un delito”, manifestó.

Familia angustiada

La jovencita, originaria de San Francisco, Lempira, desapareció la noche del 21 de julio luego de regresar de su trabajo en la salida a Marcala al barrio Los Ángeles de La Esperanza.

Familiares relataron que luego de que la joven desapareció y su teléfono celular estaba apagado, mandaron a un amigo de la joven a buscarla a su residencia, en la cual encontraron que su computadora estaba encendida y también hallaron las llaves de su oficina.

Hasta hoy, su familia desconoce si la joven fue víctima de secuestro o si fue privada de su libertad. Contaron que los vecinos afirman haberla visto salir de su casa a bordo de su vehículo, una camioneta marca Ford, modelo Escape, color azul, con placas HBL 6501.

Doña Isabel (acostada) y don Álvaro le piden al Divino Creador que pronto puedan ver a su hija.

Pero a la fecha no se sabe nada ni de la joven ni del vehículo.Hasta hoy su familia desconoce si la joven fue víctima de secuestro o si fue privada de su libertad.

Su acongojado padre, Álvaro Molina, pidió entre sollozos que su único anhelo es volver a ver viva a su hija, “yo solo les suplico que quiero ver a mi hija con vida. No les pido más”.

En lo que va de 2022 se ha reportado la desaparición de 224 personas, de las cuales la DPI ha logrado dar con el paradero de 151. La mayoría de los desaparecidos