La Ceiba, Honduras.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) decretó ayer alerta verde por 24 horas para Atlántida, Colón, Islas de la Bahía, Yoro y Cortés.

Las lluvias, por el paso del tercer frente frío, provocaron daños a viviendas y caminos, y desbordamiento de ríos que tienen sin paso a 10 aldeas de esta región del país.

El mal tiempo que desde el pasado lunes azota el litoral dejó a una persona fallecida en Tela, Atlántida.

Jesús Orlando Vega Vigil (de 50 años), originario de la aldea Cabeza de Indio, se ahogó cuando intentó cruzar el río Highland Creek la noche del martes.

En Bonito Oriental, Colón, las autoridades habilitaron un paso provisional para las personas debido a las crecidas del río Tepí.
Su cadáver fue encontrado por los cuerpos de socorro ayer por la mañana.

A pesar que las condiciones han mejorado, unas 10 comunidades del litoral atlántico están incomunicadas. Estos problemas se dieron más en los municipios de Arizona, Esparta, San Francisco, El Porvenir, La Masica y La Ceiba, por las crecidas y desbordamiento de los ríos Leán, Cangrejal, Perla, Salado y San Juan en Atlántida.

En Colón, el paso vehicular por el corredor agrícola en Bonito Oriental fue interrumpido porque las fuertes crecidas destruyeron el vado que se construyó sobre el río Tepí mientras levantan un nuevo puente. Por esta interrupción no hay paso hacia los municipios de Iriona y Limón con el resto del valle del Aguán.

Las autoridades locales de Bonito Oriental y la empresa que construye el puente habilitaron un paso provisional para que las personas cruzaran a pie de un lado a otro sobre la obra en construcción, al tiempo que una extensa fila de vehículos seguía ayer esperando en ambos extremos la rehabilitación del paso hacia Olancho y el resto de Colón.

Los vuelos se reanudaron ayer en el aeropuerto Golosón de La Ceiba.
El paso hacia la margen izquierda de los municipios de Trujillo y Sonaguera por Tocoa fue interrumpido por el desbordamiento del río Aguán. En esta zona, el Cuerpo de Bomberos rescató ayer a dos guardias de seguridad que no podían salir del asentamiento campesino La Aurora, por las aguas crecidas.

Los ríos y quebradas que se salieron de su cauce tienen aislados desde el pasado martes a varios poblados del municipio de Balfate.

“Hemos enviado raciones de alimentos, kits de higiene y de cocina, colchonetas y otras necesidades básicas hacia el departamento de Colón”, informó Abraham Mejía, subcomisionado regional de Copeco en el litoral.



Las autoridades de protección civil anunciaron además que están vigilando el ingreso de un nuevo fenómeno que se espera ingrese dentro de las próximas 72 horas a esta zona.
“El sábado en la madrugada tendremos lluvias otra vez, por lo que estamos en constante monitoreo. De momento el sol ha salido, pero hay varias comunidades que están incomunicadas”, agregó.

Recuento

Ayer por la tarde los vuelos nacionales se reanudaron en los cuatro aeropuertos del país, luego que estuvieron suspendidos por la poca visibilidad, de igual forma las salidas del ferry hacia Roatán y viceversa. Otros barcos de carga volvieron a su actividad normal.

Copeco reporta 7,990 personas afectadas y más de 100 evacuadas por el paso del tercer frente frío por el caribe hondureño, que se mantuvo en la costa atlántica, generando precipitaciones estimadas en los 177 milímetros.