25/05/2024
02:26 AM

“El Gobierno debe generar propuestas de protección a las mujeres”

  • 21 febrero 2024 /

En San Pedro Sula se necesitan más casas refugio para mujeres víctimas de violencia, actualmente solo funciona una.

San Pedro Sula

Incontables son los casos de violencia doméstica en Honduras, la minoría de víctimas son las que se atreven a denunciar a sus agresores, la gran mayoría sufre en silencio en el interior de sus hogares y se exponen a ser un número más en las estadísticas de femicidios.

Andrea Paz, representante del Foro de Mujeres por la Vida, informó que trabajan constantemente para prevenir y reducir los índices de violencia. En lo que va del año ya se contabilizan alrededor de 30 mujeres que murieron de forma violenta en Honduras.

El Foro de Mujeres por la Vida es un espacio donde se articulan 16 organizaciones de mujeres que conjugan esfuerzos desde 2003 con la finalidad de fusionar experiencias y fuerzas en la defensa de los derechos humanos de las mujeres en la zona noroccidental del país.

¿Cuáles son las estadísticas de violencia contra mujeres?

A través del monitoreo que manejamos en el observatorio de los medios de comunicación, sabemos que la situación de violencia contra mujeres continúa de la misma forma desde hace muchos años, sin estrategias claras para contener toda la violencia.

¿Qué se necesita para reducir la violencia contra las mujeres?

Por parte del Gobierno central y también los gobiernos locales se deben generar propuestas más completas, destinar recursos, personal técnico, habilitar espacios de refugio para las mujeres en situación de riesgo.

¿Cómo avanzan los procesos de investigación en los casos de violencia doméstica?

Se deben garantizar los procesos de investigación y que sean claros y que den la verdad, todo esto ayuda a que los agresores no sigan perfilando nuevas víctimas, lo que también da un mensaje al resto de femicidas, de que el Estado no va a tolerar más violencia.

¿Qué pasa cuando no se judicializan los casos de violencia?

Cuando no se investiga, cuando no se judicializa con responsabilidad, se generan mensajes donde el Estado está tolerando, por lo tanto también es responsable, sino garantizan la protección de las mujeres se convierten en Estados femicidas, porque toleran que estas situaciones sigan pasando. En estos últimos meses se puede reflejar una violencia más cruda contra las mujeres.

¿La violencia doméstica puede terminar en femicidios?

Para que exista el femicidio existen otras violencias previas, como la violencia doméstica, sexual, psicológica, incluso violencia política que es cuando las mujeres participan activamente en la vida social, buscando enviar mensajes para que las mujeres dejen de participar en política.

¿Han recibido apoyo del gobierno de la presidenta Xiomara Castro?

Con el actual Gobierno se han abierto algunas mesas que antes no teníamos, sabemos que hay voluntad de algunas personas que puedan estar en algunas instituciones, pero más allá de las voluntades personales, se necesitan estrategias completas del Gobierno en todas sus estructuras como el sistema de justicia, Policía Nacional, Derechos Humanos.

¿Existen programas de prevención a la violencia contra las mujeres?

La prevención es un tema del que no se habla, se debe educar en las escuelas, colegios, universidades y a través de los medios de comunicación.

¿Por qué muchas mujeres denuncian a sus parejas por violencia y a los días regresan con sus agresores?

El enfoque no deber ser el papel que juega la mujer, ya que no sabemos si pueden ser estrategias de los agresores, el enfoque debe ser el papel que juega el Ministerio Público, ya que se necesita una investigación hasta el final y mandar un mensaje a las víctimas de que si vuelven a pasar por algo similar, se les va proteger, regresen con sus parejas o no.

¿Hay suficientes refugios para las mujeres que son víctimas de violencia doméstica?

Hay una deuda enorme de casas refugio, en San Pedro Sula solo hay habilitada una, la cual tiene capacidad solo para 17 mujeres y sus hijos, pero ese lugar es insuficiente. Las casas refugio deben ser seguras, con sicólogas, educadoras y personal médico.