23/05/2024
07:25 PM

A Támara envían a policías acusados de robarse más de L14 millones

Según el MP, los policías ingresaron sin orden judicial ni administrativa a una vivienda en residencial Los Alpes, se llevaron una caja fuerte y un maletín con más de L14 millones y 240 tarjetas de débito.

SAN PEDRO SULA.

Una jueza del Juzgado de Letras Penal con Competencia Nacional en materia de Criminalidad Organizada y Corrupción de San Pedro Sula decidió imponerles la medida cautelar de prisión preventiva a los siete policías acusados de robarse 14 millones de lempiras durante un allanamiento.

Los imputados son los subinspectores Emerson Gabriel Castillo Martínez y Brayan Emmanuel Mejía Vásquez, y los agentes Omar Daniel Paguaga Sevilla, Luis Gustavo Martínez Estrada, Rigoberto Ramos Ramos, Félix Manuel Hernández Bonilla y Enar Moisés Ramos Ochoa, todos asignados a la Unidad de Delitos contra la Vida de la DPI.

Por ocho delitos acusan a policías

En la audiencia inicial, el Poder Judicial informó que las partes procesales presentaron las pruebas de cargo y descargo. En el caso del Ministerio Público, este amplió dos delitos, solicitó la aplicación del término legal de los dos años, mientras la defensa rechazó la acusación y pidió un sobreseimiento.

En un principio se les sometió como supuestos responsables de los delitos de robo con fuerza agravado, allanamiento de morada por funcionario público, asociación para delinquir, falsificación de documentos públicos, falso testimonio, abuso de autoridad, privación injusta de la libertad y simulación de infracción inexistente.

No obstante, la jueza recalificó y modificó un ilícito, “por la gravedad de las posibles penas a imponer, el peligro de fuga, la capacidad que tienen para interferir en las investigaciones o atentar contra las víctimas o autoridades”.

Asimismo, determinó que todos los acusados deben cumplir el término legal de los dos años de prisión bajo la custodia del Centro Penitenciario de Támara, M.D.C., en Francisco Morazán.

Acusación del Ministerio Público

Según la acusación del Ministerio Público, los policías ingresaron sin orden judicial ni administrativa a una vivienda en residencial Los Alpes, se llevaron una caja fuerte y un maletín con más de 14 millones de lempiras y 240 tarjetas de débito pertenecientes a clientes de un prestamista.