Más noticias

Piden hasta 17 años de cárcel contra hombre por abusar de su hija mientras dormía

La defensa de Ricardo Antonio Murillo está solicitando una pena de 15 años y dos meses de prisión.

San Pedro Sula, Cortés.

El Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula programó la 1:00 pm del miércoles 1 de septiembre la lectura de la sentencia contra Ricardo Antonio Murillo Cruz por agresiones sexuales contra una menor de edad.

A través de la audiencia de individualización de la pena concreta, la fiscalía solicitó 17 años de prisión, la prohibición de residencia y acercamiento a la víctima, así como la suspensión de la patria potestad, libertad vigilada durante 10 años, inscripción en el libro de agresores sexuales y la inhabilitación absoluta.

Por su parte, la defensa pidió una pena media de 15 años y dos meses de cárcel para Murillo Cruz.

Fue el pasado 26 de julio cuando la terna de jueces declaró culpable a Ricardo Antonio Murillo Cruz, a quien se le comprobó su participación a título de autor en el delito de violación agravada en perjuicio de su hija.

De acuerdo con las pruebas evacuadas en las audiencias de debate del juicio oral y público, se comprobó la agresión sexual luego que un perito de Medicina Forense emitiera el dictamen médico practicado cuatro días después que se confirmó la versión de la víctima.

$!Foto: La Prensa

Ricardo Antonio Murillo Cruz en los juzgados de San Pedro Sula.
Según la denuncia y las diligencias desarrolladas por diferentes autoridades, la menor fue agredida sexualmente a las 10:00 pm del 24 de agosto de 2019 al interior de una vivienda en la colonia Villanueva, sector Cofradía, mientras la madre no se encontraba en su casa porque atendía a su abuela que estaba enferma.

La víctima estaba descansando con sus hermanos menores en la habitación y de pronto ingresó su papá, quien aprovechando también que los demás estaban dormidos, comenzó a tocarle sus partes íntimas con el abjetivo de abusar de ella, sin embargo, ante la negativa de la niña, quien se defendió a patadas y salió hasta quedarse en la sala, su padre fue a traer un alambre y la obligó a que volviera al dormitorio.

Una hora después el agresor volvió a ingresar al cuarto, y aunque su hija se opuso, siempre fue agredida a tal grado que recibió un golpe en la cabeza que la dejó aturdida, de esa forma el hombre le quitó su ropa para abusarla sexualemente. Al final el agresor le dijo a la niña que si contaba lo sucedido a alguien más iba a sufrir las consecuencias y la amenazó a muerte.