San Pedro Sula, Honduras.

Unos 16 miembros de una familia hondureña salieron huyendo anoche del sector Chamelecón para refugiarse en la primera posta de la Policía Nacional de San Pedro Sula, al norte de Honduras, después que miembros de pandillas los amenazaran y mataran a tres de sus parientes.

Uno de los líderes del clan dijo a los medios de comunicación que solicitan asilo internacional. 'Le pedimos al presidente Porfirio Lobo que nos ayude'.

La familia llegó a la posta policíal solo con la ropa. En las últimas tres semanas tres de sus miembros han sido asesinados en diferentes hechos.